Para el ministro de Salud, "el pico de contagios (en Santa Fe) va a bajar antes que en el Área Metropolitana de Buenos Aires", pero igualmente será un mes "muy complejo y difícil", anticipó.

"Si se cumple la restricción de movimiento, los contagios bajan, pero para lograrlo es clave el compromiso social. Es muy bueno que un trabajador no vaya a su empleo porque está comprendido dentro de un grupo de riesgo. Ahora, si en lugar de estar en su casa se va a un bar, el riesgo que está corriendo es muy grande. Hay que entender eso. Es un momento en que hay que extremar los cuidados", destacó Ginés González García, en diálogo con La Capital.

Gines Gonzalez Garcia (JUAN MABROMATA / AFP)

El ministro destacó que la provincia no va a llegar a un punto de colapso del sistema sanitario, pero reconoció que ya se hicieron dos convenios para posibles traslados de pacientes a hospitales de San Nicolás, Pergamino y Junín.

“En esas localidades tenemos tres hospitales con capacidad operativa para dar respuesta. Pero eso es una válvula de emergencia. Lo que tenemos que lograr es que haya menos casos”, indicó.

Sobre la situación de Rosario, consideró que "es un tema psicológico. Pareció que como tenían pocos casos, muchos creyeron que no pasaba nada y de repente explotó".

Y al compararlo con la situación del AMBA, dijo: "Allí recibieron a muchos argentinos que estaban en el exterior y el aumento de contagios fue muy fuerte. Estuvieron muchos meses para disminuirlo. Hubo una meseta desde el principio".

"En Rosario fue distinto: hubo muy pocos casos desde el inicio y de repente un pico fuerte que estamos tratando de amesetar y creo que lo vamos a lograr. Llevará algunos días, depende del comportamiento de la gente", advirtió.

Mil Casos El ministro de Salud de la Nación se mostró de acuerdo con el titular de la Asociación de Clínicas y Sanatorios de Rosario, Roberto Villavicencio, quien sostuvo que "con 1000 casos por día no hay sistema de salud que aguante".

"Tiene razón, coincido con él. Nueva York no aguantó. Por eso es vital el tema de controlar las aperturas de actividades y restringir la circulación", dijo Ginés, y destacó la importancia de planes como el Detectar.

“Los mecanismos de prevención en la pandemia son dos: cuidarse y salir a buscar el caso. Este último aspecto es el que profundizamos con el Detectar. No esperamos al enfermo. Lo identificamos antes para poder aislarlo y bloquear la cadena de contagios”, sostuvo.

“Rosario es la ciudad con mayor capacidad de respuesta sanitaria de la provincia, pero si no nos hubiéramos preparado antes de que llegara el pico, no la hubiese podido dar. Se logró hacer una articulación público-privada de la salud que funcionó. En el país nunca los dos sistemas habían trabajado articulados y sin embargo lo estamos haciendo”, agregó.

Y comparó: "En Caba el 80% de la población tiene prepaga y en Rosario el 60%. Por eso establecimos la Central de Coordinación de la Emergencia Sanitaria, que está trabajando muy bien y articula los recursos para que se trabaje integralmente y nadie se quede sin cama".