La ciudad de Santa Fe sumó este domingo un nuevo contagio de coronavirus derivado del nexo laboral que existe entre la capital provincial y Paraná, donde los casos han proliderado en las últimas semanas. En ese marzo las autoridades sanitarias de la admisntiración de Omar Perotti ven con preocupación el contacto diario que exsite entre las poblaciones de ambas ciudades.

En ese sentido, el director regional de Salud de Santa Fe, Rodolfo Roselli, explicó que casos como el detectado ayer "por ahora son aislados o puntuales", pero advirtió que "si estos casos puntuales no se acompañan de medidas de cuidado, protección personal y social, puede avanzar hacia un brote, y si la ciudad de Santa Fe llega a tener un brote va a ser muy difícil controlarlo".

Precisamente desde el Ministerio de Salud de la provincia indicaron que el nexo laboral que caracteriza a Santa Fe y Paraná "sigue siendo estrecho a pesar de las restricciones" y allí ven un problema debido a que en Entre Ríos ha crecido el número de casos en los últimos días hasta superar los 330.

El punto estratégico de los controles es el túnel subfluvial Uranga-Sylvestre Begnis, única vía de comunicación entre las dos provincias y donde actualmente hay postas sanitarias que detienen a los vehículos, controlan la documentación y toman la temperatura de las personas que pretenden cruzar.