La provincia participó de un encuentro en el que se establecieron criterios sanitarios y pedagógicos para el regreso de los chicos a las aulas.


La ministra de Educación de la Provincia, Adriana Cantero participó por teleconferencia de un nuevo encuentro del Consejo Federal de Educación, donde se aprobaron por unanimidad los protocolos mínimos y obligatorios para la vuelta a clases. El encuentro fue encabezado por el titular de la cartera Educativa nacional, Nicolás Trotta, y contó con la participación de los ministros del área de las 24 jurisdicciones.

Tras la reunión, Cantero detalló que se aprobó “un protocolo mínimo para regir los planes jurisdiccionales en todo el país, a partir del cual cada provincia va a elaborar un plan que esté en consonancia con los criterios que son de aplicación obligatoria para todo el territorio nacional en un dispositivo de vuelta a clases presenciales”.

En paralelo, la ministra precisó que el protocolo establece criterios sanitarios a la hora de habitar los espacios escolares, nuevos dispositivos pedagógicos, actividades preparatorias de difusión, concientización y capacitación para todo el personal escolar, además de protocolos de traslados, para ingreso y egreso de alumnos.

También se acordó que todos los estudiantes, a partir de primer grado, deberán usar tapaboca, habrá un distanciamiento social obligatorio de 1,5 metros, sin excepción, y no se podrán hacer actos, reuniones ni eventos, y, en el caso de confirmarse un caso positivo dentro de la escuela, se cerrará el establecimiento por un día para una exhaustiva desinfección.

Si bien no se precisaron fechas, Cantero anticipó que el retorno será en pequeños grupos, y se trabajará con un régimen de alternancia, en los cuales habrá días de clase presencial y otros de tareas en casa. En cuanto al personal docente, preferentemente usarán máscara y tapabocas.




Comentarios