Habló el presidente del máximo tribunal provincial y pese a los altos sueldos que cobran dijo que los magistrados no saben cuando cobran.


Si bien la provincia intentó acortar el plazo de pago del sueldo de los empleados provinciales de enero para intentar disipar la polémica por los atrasos que se detectaron en la liquidación de los haberes de diciembre, los que encendieron la voz de alerta son los magistrados, que por tratarse de los salarios más altos en la escala santafesina están sin fecha exacta de pago.

Puntualmente fue el presidente de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, Rafael Gutiérrez, el que salió a reclamar un cronograma de pago de los salarios de los jueces provinciales porque “los empleados tienen cierta certeza de cuando van a cobrar, pero los magistrados no”.

Gutiérrez se hizo eco del reclamo de trabajadores judiciales, funcionarios y jueces del Poder Judicial santafesino, quienes demandan una fecha de pago de sus salarios y la cancelación de un aumento de sueldos correspondiente a diciembre.

El titular de la Corte provincial puntualizó que el atraso en el pago “se viene repitiendo desde el mes anterior, esta es la preocupación de los trabajadores, ya sean los magistrados como los empleados del Poder Judicial”.

“Compartimos totalmente (el reclamo) porque los empleados tienen cierta certeza de cuándo van a cobrar, pero los magistrados no”, abundó por radio “La Ocho” de Rosario.

“Además -siguió Gutiérrez- hay una deuda de la provincia por un aumento otorgado en el mes de diciembre que también repercute en la proporción de aguinaldo, y estamos en febrero y no ha sido confirmado ese 10 por ciento de aumento“.

El juez manifestó su “malestar” y “preocupación” por esa situación y explicó que el salario promedio de los magistrados ronde los 300 mil pesos mensuales.

“Con los empleados está acomodada la fecha de pago pero aún no tenemos fecha para los magistrados”, sostuvo Gutiérrez, y recordó que los jueces percibieron sus ingresos de diciembre “el día 20 de enero”.

El gobierno provincial había anunciado en enero un cronograma extenso de los salarios de la administración pública, al asegurar que no contaba con recursos para saldarlos antes.

El gobernador Omar Perotti insistirá la semana próxima con el envío a la Legislatura provincial de una ley de necesidad pública, que le permita acceder a instrumentos financieros y endeudamiento externo para atender la escasez de recursos públicos.

Al asumir, en diciembre pasado, aseguró que “la caja está vacía” y que la gestión del Frente Progresista dejó un déficit de las cuentas públicas del orden de los 18.300 millones de pesos.




Comentarios