Juan Manuel Ojeda dio un brusco giro en el timón de la comuna y de un saque le pidió la renuncia a todos los integrantes funcionarios.

Según declaró el intendente malargüino, la medida está relacionada a una reestructuración general del gabinete y pretende achicar el gasto político.

“Ha sido un año muy duro, signado por múltiples inconvenientes generados por la pandemia y los pocos recursos que llegaron por la caída del precio del petróleo. A pesar de todo esto tuvimos resultados positivos y se avizora cierta recuperación económica. Entonces es necesario oxigenar nuestro equipo de trabajo y reacomodar piezas, no en función de internas políticas sino a partir de mejorar la atención de nuestros vecinos y los servicios que se les brinda”, dijo Juan Manuel Ojeda.

“De hecho habrá cambio de roles y de dependencias, como todos saben aquí muchos funcionarios son personal de planta de la Municipalidad y muchos seguirán colaborando desde ese lugar. Así es la dinámica del trabajo colaborativo y en equipo que implementamos y esa es la idea de fondo para estos cambios y repercutirá también porque habrá una baja del costo político”, agregó.

Según explicaron desde la comuna, no hay un hecho puntual que desató el abrupto cambio, ni una interna política dentro del oficialismo municipal. “Se trata de una reestructuración que busca achicar el gasto político”, detallaron los voceros de la comuna.

La idea ya estaba en la cabeza del jefe comunal desde diciembre del año pasado cuando le comentó el nuevo proyecto a algunos colaboradores. Es que la pandemia, la crisis que atravesó la comuna con la caída de las regalías y el trabajo a distancia dejó al descubierto las áreas que se pueden reestructurar para que sean más eficientes y desgastó a varios dirigentes que prefieren volver al ámbito privado.

El fin de semana Ojeda concretó su plan con un mensaje masivo de pedido de renuncia a todo su equipo de trabajo que no los tomó por sorpresa porque ya todos estaban al tanto de las intenciones del jefe comunal. Todas las renuncias se presentaron sin resistencia entre ayer y hoy. “Uno sabe que acompaña un proyecto y cuando te piden que hagas un paso al costado no se puede decir que no. Así es la política”, comentaron desde el entorno del intendente.

Para hacer más productivo el municipio y que esté más cerca de los vecinos, se eliminarán las cuatro secretarías actuales, se reestructurará el organigrama, algunos funcionarios serán reubicados en nuevas áreas y otros quedarán en el camino. La presentación del nuevo equipo de trabajo de Ojeda está prevista para dentro de 10 días.

Este tipo de reestructuración ya la hizo Ojeda en menor escala hace unos meses en el municipio, porque “siempre busca que el Estado sea proactivo y efectivo”, indicaron desde la comuna.

Con respecto a una posible interna política como la de General Alvear, los voceros de Ojeda descartaron este tipo de conflicto. “El presidente del Concejo Deliberante está en línea con el intendente, ya está aprobado el presupuesto y hasta un endeudamiento”, indicaron.

Actualmente, el Gabinete está compuesto por cuatro secretarías: la Secretaría general y de desarrollo social a cargo de Maria Constanza Segura, Finanzas encabezada por José Luis Lopez, Ordenamiento Territorial, Obras Públicas y Ambiente a cargo de Maximiliano Zenobi, y Servicios Públicos, Higiene y Revaloración de Espacios Públicos al mando de Gabriel Ferrero. A su vez, cada secretaría tiene alrededor de cuatro mandos medio entre directores y coordinadores.

¿Una fiesta clandestina desató la debacle?

Este fin de semana hubo una fiesta clandestina en Malargüe en la que participaron al menos dos integrantes del equipo de trabajo de Ojeda. Hubo denuncias e intervino la policía y el Juzgado de faltas de Malargüe.

Dicen que este hecho puntual, precipitó el plan que el intendente tenía pensado. La idea inicial era que las renuncias y los cambios fueran más interactuados conversados pero cuando el jefe comunal se enteró de la situación decidió enviar un mensaje pidiendo la renuncia de todos inmediatamente. “Con el tema salud (por la pandemia) y la responsabilidad como funcionario público no se jode”, dijo Ojeda.

Los funcionarios, de los cuales todavía no se conocen los nombres, ya presentaron sus dimisiones que fueron aceptadas en tiempo y forma.

Este texto fue publicado originalmente por Los Andes. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.