El juicio por extorsión y chantaje a Gustavo Matar y su hijo Brahim Matar llegó a su fin.

Las partes realizaron los alegatos de cierre y ahora resta que el juez Jorge Yapur dicte la sentencia y la transmita en la tarde de este viernes.

//Mirá también: Un chat pone en jaque a Gustavo Matar y su hijo: “Hay que esperarlos y si se hacen los boludos le metemos una piña”

El fiscal Javier Giaroli dio la novedad ya que pidió absolver a Brahim Matar por el beneficio de la duda mientras que solicitó una pena de 7 años de prisión efectiva para el padre, Gustavo Matar.

La querella a cargo de José Lorenzo Durán se unió a la petición de la fiscalía pero le agregó una solicitud de inhabilitación especial, también por siete años, para que Matar pueda dirigir medios de comunicación o ejercer el periodismo.

La disidencia del abogado querellante que representa al dueño de Plan B, Oscar Viscio, es que consideró que Brahim Matar también debería ser considerado culpable con una pena de 3 años de prisión en suspenso.

Desde la defensa de los imputados pidieron la absolución completa de los cargos porque todo el caso es “un ataque la la liberta de prensa” y además solicitaron una compulsa penal por falso testimonio a Oscar Viscio entre otros testigos que comparecieron durante el debate.

El juez Jorge Yapur Meca dará a conocer la sentencia a las cinco de la tarde.Prensa Poder Judicial

Luego de escuchar los alegatos, el juez convocó a las partes para las cinco de la tarde cuando dará a conocer la sentencia.

Los Matar llegaron a juicio imputados por chantaje y extorsión en cinco causas.

Antes de pasar a un cuarto intermedio, Gustavo Matar volvió a hacer uso de la palabra y negó nuevamente “los cargos que se me imputan” y leugo agregó “estas personas mintieron”.

Los alegatos acusadores

El fiscal Javier Giaroli sostuvo en su alegato que Matar “enmascaraba como pauta publicitaria el chantaje”.

Además consideró que la supuesta publicidad a la que hizo mención Matar, ya que reconoció que recibió $20.000 de parte de Viscio, extrañamente eran tan cara que triplicaba el valor de un aviso en la televisión.

El dueño del boliche Plan B entregó el dinero a cuenta ya que según el acusado era un adelanto por un monto total de $30.000.

Si se hacen los boludos se las volvemos a poner” fue uno de los mensajes entre padre e hijo que reprodujo el fiscal y consideró que pinta de cuerpo entero la situación de apriete hacia los empresarios de la noche de San Rafael que denunciaron al grupo Matar.

El abogado querellante, Lorenzo Durán, rememoró la declaración del imputado que aceptó el pago de esa cifra pero dijo que era por publicidad y que simplemente lo sacó del bolsillo.

Gustavo Matar declarando y en el fondo lo escucha atentamente el denunciante, Oscar Viscio. Prensa Poder Judicial

Eso $20.000 en 2018 a cifras actuales serían $69.000 (según el sistema de actualización del Poder Judicial) indicó el abogado por lo que “nadie anda con esa suma en el bolsillo porque si, salvo que sepa que la debe utilizar”.

Además el querellante dijo que la prueba fundamental que redimiría al imputado era el famoso “presupuesto” publicitario que le había hecho pero casualmente “no está”.

Presentaron kilos y kilos de papel pero nunca acompañó ese presupuesto que sería esencial para la defensa. Es mentira que hubo un presupuesto”, afirmó el abogado.

Para el representante de Viscio, el empresario de medios de comunicación “tenía un sistema de chantaje organizado”.

La defensa

En primer término hizo uso de la palabra el abogado Javier Pérez y sostuvo que nunca hubo un pedido de dinero indebidamente sino que el dueño del boliche Plan B pretendía un arreglo publicitario para “frenar el trabajo periodístico de investigación de Matar” por “las irregularidades (en el boliche) que eran ciertas”.

Por su parte, el segundo abogado defensor, Juan Horacio Day, basó su argumento en que fueron los empresarios de la noche los que buscaron a Matar para detener las publicaciones y “si en vez de recurrir a Matar deberían haber ido a la Municipalidad a arreglar la situación y no estaríamos a acá”.

//Mirá también: Un audio y testigos complicaron a Gustavo Matar

Además, consideró que si ofrecieron dinero “queda en la ética periodística” si se acepta o no y se detienen o no las publicaciones, pero “no es del ámbito penal” esa circunstancia.

“Será un mal periodista Matar (por recibir dinero) pero no es un delito”.

Por último se refirió a una acusación que en realidad es un “ataque a la libertad de prensa”.

Los algatos