En la noche del jueves la policía detuvo a una mujer de 30 años sospechosa de ser partícipe en el atraco a una vivienda en Independencia al 200.

El detalle es que no hubo necesidad de buscar a la mujer, sino que ella sola se presentó en la comisaría pero tratando de engañar a los agentes ya que se hizo pasar por una víctima.

El hecho ocurrió alrededor de las nueve y media de la noche. La activación de una alarma domiciliaria alertó a la Policía y una unidad de la UCAR es presentó en la vivienda.

La dueña de casa aseguró que al llegar se encontró con una de las rejas forzadas y el faltante de dinero y 4 valiosos relojes.

Durante un rastrillaje por los alrededores los efectivos observaron a dos personas un tanto sospechosas, al intentar acercarse la pareja delictiva corrió hasta un Chery y emprendieron la huida a toda velocidad.

Una movilidad policial que estaba en alerta se lanzó a la persecución hasta que en las inmediaciones de Pasteur y Gardel, los ladrones se vieron acorralados y eligieron abandonar el auto y continuar la fuga a pie.

Los efectivos secuestraron el auto y lo trasladaron a la Comisaría 32°. En el vehículo dieron con uno de los relojes y un teléfono celular.

Unas dos horas más tarde se presentó en la seccional sanrafaelina una mujer 30 años y aseguró que le habían robado su automóvil, precisamente el Chery incautado.

Pero como resultó más que dudosa la versión que ofreció la supuesta víctima, ataron algunos cabos e inmediatamente la dejaron detenida por el atraco a la casa e calle Independencia.

La causa en la que la dama quedó implicada es por robo agravado.