Gassimou Barry, un vendedor ambulante de Nueva Guinea que vivió en San Rafael, tiene previsto demandar al Estado mendocino porque estuvo casi dos años preso por un crimen que no cometió.

El africano fue uno de los detenidos por el asesinato de la policía Florencia Peralta. Barry fue a la cárcel porque se llevó un celular que encontró tirado en una acequia y resultó que era de la víctima.

A partir de ese acto, quedó sospechado del homicidio ocurrido el martes 13 de setiembre del 2016 en San Rafael.

Después de permanecer 1 año y 9 meses detenido, Gassimou fue sobreseído en marzo de 2019 y finalmente un jurado declaró culpable del homicidio a Damián Ortega, la ex pareja de Florencia.

A veinte meses de recuperar la libertad, Barry iniciará una demanda por la injusta detención.

Ya está lista la demanda contra el Estado por la injusta detención de Barry que fue sobreseído en la etapa de instrucción de la causa pero que le costó, erróneamente, 1 año y 9 meses de detención”, declaró a Fm Vibra, Guillermo Rubio, el abogado del africano.

“Barry fue detenido, por negro, pobre y migrante. Buscamos un reconocimiento del mal accionar de la Justicia y una reparación económica que no creemos que sea muy voluminosa”, dijo el abogado a la radio sanrafaelina.

Según el letrado “el Estado no tuvo la capacidad de resolver rápidamente la situación de Barry y por una mala investigación, el hombre sufrió un daño muy gravoso difícil de reparar”, agregó.