Con la llegada de las altas temperaturas y pese a estar en medio de una crisis hídrica, el derroche de agua no cesa y en San Rafael y la falta del preciado elemento ya se hace sentir en distintos puntos de la ciudad.

Las estadísticas indican que en el departamento una persona gasta en promedio cuatro veces más de agua de lo aconsejado.

Ante esta situación desde la comuna lanzaron una campaña para concientizar sobre la necesidad de cuidar y hacer un buen uso del agua potable.

El lema de la campaña es “El agua que derrochás, le falta a tu vecino”.

De acuerdo a datos suministrados por la Organización Mundial de la Salud, una persona satisface sus necesidades con 100 litros diarios de agua para consumo e higiene personal.

Pero en San Rafael, la realidad es totalmente distinta. Según la información obtenida por la comuna, se estima que en algunos sectores el consumo de agua per cápita asciende a 460 litros por día.

Desde la Dirección de Agua Potable y Electrotecnia municipal detallaron cuáles son las acciones que más alimentan este faltante de agua que afecta a los vecinos en general: uso de mangueras para riego de terrenos, conexiones clandestinas, pérdidas constantes en canillas o conexiones domiciliarias, llenado de piletas con constante renovación de agua, bebederos con pérdidas, lavado de vehículos con mangueras, entre muchas más.

La utilización de baldes cuando se requiere del agua para acciones fuera del consumo e higiene, debe transformarse en un hábito.

“El incorrecto uso del servicio es causa directa del faltante de agua potable que sufre su vecino. Esta falta de empatía afecta directamente la salud de quien no tiene acceso al vital elemento, ya que ni siquiera cuenta con él para consumir o higienizarse”, remarcó Pablo Yagüe, director del área que encabeza esta campaña de concientización.