El niño de 1 años y 8 meses que aplastaron con un Rastrojero se encuentra estable pero continúa en terapia intensiva pediátrica.

El incidente ocurrió el sábado mientras una familia empujaba el vehículo dentro del patio de una casa en el callejón Vera de El Tropezón y no se dieron cuenta que estaba el niño en el lugar.

El pequeño fue internado en el hospital Schestakow donde le diagnosticaron fractura de cráneo bilateral.

"Los neurocirujanos decidieron no operarlo para reevaluarlo, porque no hay daños cerebrales, es óseo el problema", dijo José Muñoz, director del hospital sanrafaelino, al portal Media Mendoza.

"De todas maneras hay que seguir evaluándolo, pero por el momento se presenta estable y se verá cuando se realice su intervención quirúrgica", agregó Muñoz.