En 72 horas atraparon a tres estafadores que en algunos casos no alcanzaron a consumar el delito y en otro lograron hacerse con un botín sustancioso.

Se trata de Emanuel González (27) y dos gitanos de 26 y 49 años. Además de las detenciones, en los allanamientos incautaron 9.500 dólares y 150.000 pesos.

Como dato común a todos los casos, la participación de los vecinos fue fundamental para que apresaran a los timadores.

El primero de los hechos se remonta al martes pasado. Dos ancianas que viven en las inmediaciones de calle Montecaseros de San Rafael recibieron el llamado de una mujer que fingió ser una hija para obtener información sobre los ahorros de ambas mujeres, y trató de convencerlas de que era necesario que cambiaran los billetes.

Una de las víctimas se dio cuenta que se trataba de un engaño y simplemente cortó la llamada mientras que la segunda mujer, además de no caer en la trampa dio avisó a sus familiares.

Cuando los hijos de la anciana llegaron a la casa, justamente había un hombre golpeando a la puerta. Ante las consultas insistentes de los familiares, el hombre no encontró una excusa creíble y decidió escapar.

Con la colaboración de los vecinos, un policía que se encontraba patrullando en el lugar logró apresarlo. Desde la fiscalía confirmaron Emanuel González, oriundo de Guaymallén fue imputado por tentativa de estafa y quedó detenido en la penitenciaría local.

En tanto el jueves hubo un hecho similar pero esta vez los timadores tuvieron éxito. Dos gitanos lograron engañar a una mujer de 79 años en calle Quiroga y le robaron los ahorros que había reunido gracias a una pensión que recibe de España.

El monto aún está en duda, primero se pensó que eran 26.000 dólares pero podría ser una cifra menos. Igualmente el botín es de varios miles de U$S.

Mientras los estafadores consumaban el hecho, un vecino observó movimientos extraños por lo que prestó atención a los desconocidos y hasta tomó una fotografía del vehículo en que circulaban, una Renault Kangoo.

Una vez que la anciana denunció el robo, los datos más la foto que aportó el vecino fueron de utilidad para atraparlos.

Tres horas después de concretar la primera estafa del día, los gitanos se lanzaron nuevamente al ataque pero esta vez, tuvieron un imprevisto, chocaron.

Al ver a la Policía los gitanos escaparon y luego de una persecución por las calles de San Rafael pudieron detenerlos.

Con la descripción del utilitario y algunos datos de ellos, rápidamente ataron cabos y del choque pasaron a estar detenidos por estafa. Igualmente uno de los gitanos tuvo que ser hospitalizado por un pico de presión.

Durante la requisa del utilitario no dieron con el dinero pero encontraron la llave del complejo de cabañas en donde estaba parando.

En medio de toda la investigación aparecieron tres gitanas que trataban de conocer cual era la situación de los detenidos.

Como todavía no podían dar con el dinero y existía un tercer cómplice no identificado, la mujer que se hacía pasar por la hija de las víctimas, el fiscal Giaroli ordenó que siguieran a las gitanas y la presunción fue acertada, fueron al mismo complejo donde se habían alojado los timadores.

Si bien no alcanzaron entrar y trataron de despistar a los agentes de Investigaciones, finalmente el fiscal ordenó que las detengan y además allanó la cabaña donde incautaron 9.500 dólares y $150.000. También secuestraron celulares y documentación. Con excepción de uno de los detenidos que figura con domicilio en Santa Cruz, el resto de los gitanos son de Maipú.

Además de investigar si los timadores trabajan en conjunto, para lo cual será crucial el análisis de los celulares, también están indagando para determinar si los gitanos fueron los artífices de otra estafa en San Rafael ocurrida unas semanas atrás y otros hechos similares ocurridos en el norte provincial.