Luego del fuerte reclamo de sectores comerciales vinculados principalmente a la gastronomía por el cierre decretado por el intendente Emir Félix como medida para detener el brote de coronavirus, desde la comuna anunciaron que está listo un plan de salvataje para el sector, similar al implementado con el turismo o los jardines maternales privados.

El bocinazo y la manifestación frente al palacio comunal el lunes pasado impulsado por la reciente creada Cámara Empresaria del Sur, reclamando que Félix de marcha atrás con la decisión que tiene vigencia hasta el 4 de septiembre, al parecer no cayó en saco roto.

Si bien desde la entidad tienen la esperanza de que el viernes el jefe comunal anuncie que deja sin efecto el decreto y los restaurantes, resto bares y cafés vuelven a trabajar normalmente, así lo hicieron trascender, por ahora desde el Municipio optaron por otra medida para paliar en algo la crisis del sector.

Sin que nadie niegue o confirme la versión de la cámara empresaria, en la mañana de este miércoles anunciaron que el Intendente Emir Félix encabeza una serie de reuniones con representantes de las Cámaras de Comercio y la de Turismo con el objetivo de avanzar en un programa de asistencia al sector gastronómico.

En los encuentros de los que participaron Carlos Torelli, vicepresidente a cargo de la Cámara de Comercio, y Gabriel Bessone, titular de la Cámara de Turismo, entre otros integrantes de ambas entidades, elaboraron un borrador que contiene el plan de ayuda a los gastronómicos.

Lo que se notó es la molestia con la cámara Empresaria del Sur ya que no fue invitada a participar de las reuniones. 

La conformación del programa está en su etapa final y se ejecutará con aportes del Municipio y una contraprestación de los comerciantes.

El acuerdo consiste en la elaboración de viandas que comprará la comuna y luego entregará a comedores o cocinas comunitarias del departamento. El anuncio se oficializará en el transcurso de esta semana.