La justicia rechazó los pedidos de la defensa y la acusada continuará en el penal de San Rafael.


Julieta Silva sufrió un revés en la justicia y deberá continuar cumpliendo la condena en la cárcel de San Rafael.

La juez María Laura Vera rechazó la solicitud de la defensa para que Silva pudiera gozar de un régimen de salidas transitorias o retomar la prisión domiciliaria.

Silva está en prisión por atropellar y matar a Genaro Fortunato en las inmediaciones de Mona Bar en septiembre de 2017. Un año después fue encontrada culpable y condenada a purgar 3 años y 9 meses de prisión. Sin embargo no fue hasta noviembre de 2019 que recaló en la cárcel de San Rafael una vez que la Corte mendocina le puso punto final a las apelaciones y confirmó la sentencia. Mientras tanto permaneció con arresto domiciliario.

Foto: gentileza Media Mendoza

El 8 de marzo Silva cumplirá las dos terceras parte de la condena y podría salir de prisión, sin embargo el abogado Alejandro Cazabán se adelantó y presentó una solicitud para que su defendida pudiera obtener otros beneficios como las salidas transitorias.

El argumento empleado por la defensa era la necesidad de los hijos de retomar el vínculo con la madre.

La audiencia que se desarrolló dentro del penal sanrafealino comenzó el viernes de la semana pasada pero quedó en suspenso porque faltaba un informe de la Asesoría de Menores precisamente sobre el estado de los hijos de Silva.

Foto: gentileza Media Mendoza

Este viernes se retomó la audiencia y con todos los elementos en la mano, la jueza Vera no hizo lugar a los pedidos de la defensa y confirmó que Julieta Silva continuará en la cárcel, como cualquier otra reclusa, y se cumplirán los tiempos procesales de la condena lo que implica que recién en marzo podrá presentar otra solicitud para obtener, ahí si, el beneficio de la libertad condicional.

Sin anteojos​

Un detalle que no pasó inadvertido es el momento en que Julieta Silva es escoltada hasta la sala de audiencias dentro de la cárcel y no tenía los anteojos recetados colocados.

​Los lentes fueron una parte importante tanto para la fiscalía en su acusación como también para lo fue para la defensa.

La noche que Silva le pasó por encima con el auto a Genaro Fortunato, manejaba sin tener puestos los lentes recetados.

 




Comentarios