Compartiría el lugar con 13 internas. El viejo penal de San Rafael tiene 80 años.


A horas de que se resuelva si Julieta Silva (30) deja la prisión domiciliaria para cumplir el resto de la sentencia tras las rejas, el destino que le tocaría es el viejo penal de avenida Mitre en San Rafael.

La cárcel tiene 80 años de antigüedad y aloja actualmente a más de 400 internos.

Detrás de los muros hay 12 pabellones y uno está destinado exclusivamente para las mujeres.

Silva conoció la penitenciaría sanrafaelina en 2017. Después de atropellar y matar a Genaro Fortunato la madrugada del 9 de septiembre de ese años, la fiscal Andrea Rossi dispuso la prisión preventiva y la envió al penal donde permaneció unos 50 días.

Luego la defensa obtuvo el beneficio del arresto domiciliario y esa condición se mantuvo incluso después de la condena que le impuso el tribunal en septiembre de 2018: 3 años y 9 meses de prisión y 8 de inhabilitación para manejar.

Julieta Silva en la casa en San Rafael donde está con prisión domiciliaria.

Entre los justificativos de los magistrados está el que Julieta tiene dos hijos menores de edad y además el fallo no estaba firme porque las partes, fiscalía y defensa por igual, apelaron la decisión del tribunal.

En el pabellón de mujeres en el que recalaría Julieta hay 13 internas, divididas en 7 celdas.

Hay 2 celdas aisladas para personas con algún problema en particular o se utilizan cuando alguna detenida estuvo vinculada a la fuerza policial. Actualmente una está ocupada con una interna que tuvo inconvenientes con las demás reclusas.

Antes de determinar si estará en una celda común o aislada, Silva deberá pasar por una entrevista con el titular de la penitenciaría.

Si el juez Rodolfo Luque determina que Julieta vuelva a la cárcel, estará hasta marzo de 2020 y luego entrará en fase de libertad condicional. Igualmente durante estos meses podría recibir otros beneficios como son las salidas transitorias.



Comentarios