Una semana después de concluir las operaciones, comenzaron a desmantelar el Casino Club de San Rafael.

En principio cargaron equipos de aires acondicionados entre otros artefactos y se prevé que en estos días continúe el retiro de máquinas tragamonedas, ruletas y el resto del mobiliario.

El gobierno mendocino venía anunciado desde 2017 que no le renovaría la licencia al empresario Cristóbal López, y finalmente el sábado 12 cerró la sala de juegos después de operar por más de dos décadas en San Rafael.

Si bien hubo fuertes protestas de los trabajadores del casino, unas 80 personas, desde el Instituto Provincial de Juegos y Casino no dieron marcha atrás con la decisión política y los propietarios del casino habían enviado los telegramas a empleados comunicando el cese de actividades.

Fuente: Diario de San Rafael