Se habían guardado todo entre la ropa pero nunca advirtieron las cámaras. Tres mujeres fueron interceptadas a la salida. 


Con el calorcito se multiplican las picadas y son la excusa perfecta para el encuentro con amigos. La ida al súper siempre es caótica y arrancan los debates por lo que sí y lo que no para llevar. Esa parecía ser la escena que reflejaban las imágenes de la cámara de seguridad de un comercio céntrico, con tres mujeres indecisas que ponían y sacaban cosas del changuito.

Sin embargo, algunas maniobras ciertamente sospechosas dieron lugar para pensar que podría tratare de un robo. De hecho, en un pasaje se advierte que dos de ellas se guardan comestibles entre la ropa mientras una tercera acarrea lo que parecían ser embutidos.

El insólito hecho se registró este martes en pleno centro, en inmediaciones de Plaza Mitre, y los mismos dueños del lugar se encargaron de viralizar el video.

Ni bien pasaron por la caja fueron interceptadas por personal de seguridad y se les incautó la mercadería robada. En total se contabilizaron ocho mortadelas Paladini de medio kilo y tres sachets de mayonesa de un kilo. El fiscal Martín Mariezcurrena intervino en la causa tras dar aviso a la policía.

(Fotografía: Captura)





Comentarios