Este martes por la mañana, integrantes de la organización Prevención de Violencia de Género de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), se reunieron para apoyar a la víctima de violencia de género A.G., tras sufrir horrores de mano de Alan Reta, su expareja. La Justicia de San Luis decide si seguirá preso.

Reta está detenido actualmente por “Violencia de género, abuso y privación ilegítima de la libertad”. Este miércoles, se espera que Marcos Flores Leyes, juez subrogante del Juzgado Penal 3, resuelva su situación procesal.

Acompañamiento a la víctima de violencia de género en San Luis

El relato de los hechos

Temí por mi vida”, contó la joven de 21 años que fue obligada a pasar 5 días privada de la libertad junto a sus hijos, de 2 y 3 años. Su expareja, Alan Reta, es quien los mantuvo secuestrados el pasado 17 de noviembre.

“Se me apareció de atrás y me amenazó con un arma. Me obligó a ir hasta su casa, que queda a unas 3 cuadras, y ahí empezó la tortura. Golpes y ensañamiento que incluso fueron presenciados por los nenes. También me rompió el celular, por lo que quedé incomunicada con mi familia”, relató la víctima a El Diario de la República.

La víctima aseguró que las agresiones le provocaron traumatismo de cráneo, fisura del tabique nasal, hematomas en todo el cuerpo y quemaduras. Esto, inclusive, fue constatado por un médico forense del Poder Judicial.

Me decía que tenía que estar con él y que si salía de la pieza me iban a sacar muerta. Fue desesperante, intenté mantener la calma y como estrategia para escapar busqué convencerlo de que íbamos a reconstruir nuestra relación”, continuó su relato.

El vínculo había concluido 10 meses antes, aunque seguía viendo a Reta, ya que él visitaba a sus hijos.

La denunciante contó que el domingo 22 de noviembre, tras pasar 5 días cautiva, aprovechó que su ex estaba distraído y pudo huir a la casa de una vecina, quien la ayudó a dar aviso a la Policía.

“Aproveché que a mis hijos se los habían llevado los padres de él y me fui. Gracias a Dios llegó la Policía y me llevó a la Comisaría 38ª a realizar la denuncia”. Además, la víctima contó que Reta era violento de modo constante y que ella había hecho, al menos, 5 denuncias al respecto.

Al día siguiente, los efectivos de esa seccional, allanaron el domicilio del acusado. Si bien no encontraron el arma de fuego que él usaba para hostigarla, secuestraron sábanas con sangre y el celular de la víctima destrozado (escondido en un sillón), entre otros objetos de interés.