El sábado por la tarde, un hombre fue a recriminarle a un comerciante que un salamín que le había comprado hacía unos minutos estaba en mal estado y dueños del negocio de Villa Mercedes, tras una fuerte discusión, lo habrían sacado del local de un escopetazo, según la versión que dio el cliente.

// Mira también ¿Hasta cuándo seguirá el calor en San Luis?

Aunque el joven que ejecutó el disparo, hijo del dueño, aseguró que lo hizo para dar por terminado el cruce de palabras, igualmente resultó imputado.

El enojo provino de que, en medio de los insultos que se generaron entre el cliente y el dueño, el primero le tiró en la cara una parte del salame a Ignacio Ojeda, hijo del comerciante, quien también formó parte de la discusión.

Pero la versión del cliente y los demás implicados no fueron similares. El damnificado dijo que, tras este hecho, el joven tomó una escopeta que estaba al lado del mostrador. Al ver eso, salió corriendo del local y, a pocos metros del lugar, escuchó el tiro. Igualmente, aclaró que no sabía si le habían apuntado a él o no.

Esta atípica situación se dio en el polirubro Don Ojeda, ubicado en Pizarro 365.

Por su parte, María Antonella Panero Magnano, jueza de Instrucción en lo Contravencional y Correccional 2, ordenó un allanamiento al comercio el día domingo.

// Mira también Ya llega la Bresh a San Luis y Merlo

“Teniendo en cuenta lo denunciado, la Policía secuestró una escopeta y un cartucho servido. También fue detenido e imputado Ignacio Ojeda, sindicado como la persona que hizo el disparo”, explicó, y añadió que, en las primeras horas del lunes, el joven, quien tiene unos 20 años, recuperó su libertad.