Pauli Ampuero es una joven de San Luis que a los 17 años recibió su diagnóstico de leucemia. Ya venció el cáncer, pero gracias a sus tratamientos, perdió todo su cabello. Una influencer se enteró de su anhelo por una cabellera para su fiesta de egresados y organizó una colecta solidaria. Hoy Pauli está feliz y agradecida con la peluca que consiguió una mendocina.

Fue la micropigmentadora e influencer Paula Beauty quien se topó con la historia de Pauli y decidió ayudarla para cumplir con su sueño de sentirse hermosa la noche de su fiesta de egresados.

Pauli y la colecta por su peluca

La joven puntana llevaba una vida normal hasta el 2 de febrero de este año, que recibió el diagnóstico de leucemia. Era una joven muy activa, participando en múltiples deportes. Sin embargo, con la llegada de su enfermedad, su vida se vio envuelta por tratamientos y consultas médicas.

Pauli logró vencer el cáncer.

Para poder mejorar su condición, necesitó un transplante de médula, siendo su hermana su donante. Además fue sometida a numerosos tratamientos, causando la pérdida total de su cabello.

Esto fue muy difícil para ella, ya que amaba su pelo y siempre había soñado con un peinado que acompañará su vestido en su fiesta de egreso que sucede este año. Sin su cabello, este sueño se vio totalmente arruinado.

De alguna manera, una influencer y migropigmentadora mendocina se encontró con la historia de Pauli, sintiéndose totalmente conmovida y con deseos de ayudar. Así Paula Beauty comenzó una colecta solidaria buscando juntar el precio estimativo de una peluca, logrando reunir 50 mil pesos en unos pocos días.

Paula antes de sufrir la enfermedad que llevó todo su pelo.

Luego de tener todo el dinero recaudado, el desafío era encontrar la peluca adecuada. “Paula se contactó con Locas X el Pelo de Buenos Aires para saber cómo era el tema de las pelucas y cuando salían”, explicó Pauli a Vía San Luis.

Ahora bien, cuando la influencer averiguó todo sobre la peluca, se topó con un obstáculo. La peluca que ellas querían para Pauli costaba mucha más plata des 50 mil pesos que ellas tenían. “El costo aproximado de las pelucas que nosotras buscábamos era de $190.000 o más”, detalló la puntana.

Ellas no sabían que la dueña del local de las pelucas también tenía un deseo de ayudar, ya que le terminó donando la plata faltante para que Pauli pudiese llevarse la peluca.

Este martes Pauli fue a buscar a su peluca y esta contentísima. Agradeció a todas las personas que la ayudaron y expresó que “le encanta” tener pelo nuevamente.

Paula está muy contenta y agradecida con su nueva peluca.