Pudo avanzar la causa de la pornovenganza en San Luis. Sin embargo no demasiado, ya que los dos acusados se negaron a declarar. Diego Oliveri y Tatiana Yacarini, la pareja involucrada, no quiseron prestar declaración este jueves en el Juzgado Correccional y Contravencional N°2.

// Mira también: Aprobaron la Ley de Gestión Menstrual Sostenible en San Luis

Los dos acusados decidieron seguir la recomendación de su abogado defensor y no declarar, ya que pretende sumar pruebas al expediente antes de que el juez defina si su procesamiento se efectúa o no.

“Se abstuvieron mis dos clientes, por lo que no puedo hacer ningún comentario de las cuestiones de fondo. Posteriormente se van a producir otras pruebas testimoniales, solicitadas por la damnificada. Por mi parte espero un informe pericial informático. La pericia realizada por el área de Delitos Complejos es muy minuciosa, pero quiero tener información de un perito particular”, expresó Ernesto Torres Mathieu, abogado de los acusados.

Por la difusión de videos íntimos de la víctima, quien era expareja de Diego, el está acusado de amenazas, distribución indebida de correspondencia y lesiones leves, calificados por el vínculo y por mediar violencia de género, mientras que pareja actual recibió la acusación de amenazas, distribución indebida de correspondencia, lesiones leves e incumplimiento de una orden judicial.

Fue la víctima quien denunció la pornovenganza, ya que a través de un mensaje privado del Instagram de su hijo de 9 años, recibió un video que ella le había compartido a Diego Oliveri cuando eran pareja.

Por el momento, lo que se ha podido comprobar es que los videos y las amenazas llegaron de los teléfonos secuestrados de los acusados, lo que los complica hacia un posible procesamiento de ambos.

// Mira también: San Luis ofrece cobijar a los refugiados de Afganistán con su programa “Corredor Humanitario”

Para que su causa avance, la victima ofreció que sus hijos declarásen en Cámara Gesell para aportar más pruebas contra la pareja. “Me quedo con que haya justicia, que no quede todo en la nada, en la impunidad. Ellos se creen poderosos, creen que pueden hacer lo que quieren sobre los derechos de la vida de otras personas, sobre intimidad de otras personas y su desnudez”, expresó la víctima.