La estatua del llanto de Popopis sufrió un ataque vandálico que casi la dejó sin cabeza. El hecho fue informado por la guardia privada que recorre el parque El Lago de Villa Mercedes. Autoridades municipales sospechan que el hecho pudo haberse realizado el sábado por la noche.

//Mira también Vándalos destruyeron un parador en La Florida

El complejo donde se encuentra la estatua permanece cerrado por las nuevas restricciones de la pandemia. A pesar de la medida y de las vallas en los ingresos, los vándalos ingresaron de todas formas por calles Lavalle y Pedernera.

César Debenedetti, subsecretario de Espacios Verdes de la Municipalidad de Villa Mercedes, indicó en El Diario de la República que no es la primera vez que el parque es epicentro de ataques vandálicos. “Por ello el Municipio pidió el traspaso de su custodia y mantenimiento. Ahora estamos rastreando al artista que realizó la obra, ya que no es un monumento común, tiene un gran significado para la ciudad”, apuntó.

La estatua fue casi decapitada.

La escultura está realizada con hierro, cemento y ladrillos, que le da una gran firmeza. La policía sospecha que fue golpeada con algún objeto o sometida a un peso.

La leyenda de Popopis cuenta que era la hija de un cacique importante de la zona de San Luis. Ella se enamoró de un aborigen que no pertenecía al linaje real, pero el amor que ambos se tenían fue prohibido por su padre quien obligó al muchacho a alejarse de la joven.

//Mira también Vecinos denunciaron una ola de robos en diferentes barrios puntanos

La joven comenzó a llorar con tanto ímpetu que sus lágrimas infinitas inundaron las rocas y la arena y formaron un caudaloso río. Desde allí se transmite la creencia que al visitarlo se creía que curaba el alma por estar impregnado de todo el amor que no pudo dar.

El nombre del río es “Quinto” ya que, según conquistadores, era el quinto río más acaudalado que encontraron a su paso.