La semana pasada el registro de voluntarios para recibir la vacuna contra la COVID-19 recibió muchos más inscriptos. Al viernes ya eran más de 75.000; por eso el plan tuvo que ser readecuado para incluir a los mayores de 80 años que se anotaron en forma posterior a la fecha de corte que había estipulado el Ministerio de Salud de la Provincia.

“Ante el aumento del interés de los ciudadanos, que ya vieron que las vacunas llegan a la provincia y que el plan de inoculación avanza rápidamente, tuvimos que incluir a una cantidad considerable de adultos mayores que en la última semana expresaron su voluntad de recibir la dosis”, dijo Silvia Sosa Araujo, titular de la cartera de Salud en una conferencia de prensa.

Vacunación contra el COVID-19 en geriátricos de San Luis.

La vacunación de adultos mayores ya alcanzó a los grupos que superan los 70 años y los 80 años y a una porción del grupo de mayores de 60 con patologías de base. Además del personal de salud de los sistemas públicos y privados.

“El avance en la vacunación es importante, incluso ya se ha comenzado a vacunar a docentes mayores de 60 años con patologías y una vez que se finalice con los demás grupos ya podremos comenzar con los docentes menores de 60 años”, explicó Sosa Araujo.

La ministra de Salud recordó que la vacuna que tiene ahora la Provincia es la que ha permitido desplegar el operativo de vacunación por todo el interior. “Hasta el momento, San Luis recibió dos tipos de vacunas, la Sputnik V, que tiene dos componentes distintos para aplicar primera y segunda dosis, y la de AstraZeneca, que también lleva dos dosis, pero con iguales componentes y menos demanda de frío”, detalló.

La vacunación ya se hizo efectiva en los nueve departamentos de la provincia. En Juan Martín de Pueyrredón en las localidades de Suyuque Nuevo, El Milagro, Balde, Alto Pencoso, Alto Pelado, Beazley y en el Gran San Luis.