Será un cambio histórico para San Luis. Además era el último establecimiento educativo público de gestión estatal destinado a un solo sexo.


El Ministerio de Educación de la San Luis aprobó la resolución 20/19 que establece que a partir de ahora el Centro Educativo Nº 2 “Paula Domínguez de Bazán” de la capital puntana, una de las instituciones educativas más históricas de la provincia, será mixta. Era el último establecimiento educativo público de gestión estatal destinado a un solo sexo.

El gran cambio será a partir del ciclo lectivo 2019 de forma gradual y progresiva, por lo que este año la medida comenzará a aplicarse en el nivel inicial. Es decir que mientras surjan vacantes deberán cubrirse con varones.

Alumnas de la “Paula Dominguez de Bazan” votaron en el 2018.

En el transcurso del ciclo lectivo 2018 se instaló un buzón de sugerencias en la escuela, con el objetivo de que las alumnas manifestaran sus requerimientos y necesidades y, de esa manera, lograr una mejora constante de la calidad educativa y el bienestar de las estudiantes. En ese sentido, una de las solicitudes efectuadas se refería a que la escuela sea de educación mixta, informó ANSL.

Alumnas de la “Paula Dominguez de Bazan” en San Luis.

“El entorno escolar es el primer espacio en el que los niños y las niñas ensayan las experiencias que les servirán para desenvolverse en los contextos que la vida adulta les deparará, por lo que es importante que aprendan a relacionarse con la diferencia, a conocer otras realidades y ser más empático con los otros; pues la vida, en gran parte, se basa en las relaciones que tejemos con los demás, para lo cual debemos prepararlos desde la infancia”, fundamentaron funcionarios del Ministerio de Educación.

Además destacaron que “la educación mixta promueve que vayan desapareciendo las barreras de género, que prescriben o prohíben unos comportamientos u otros en razón del sexo, de modo que todas las capacidades humanas más positivas y necesarias estén al alcance de los futuros hombres y mujeres y que todos y todas puedan desarrollarlas en la medida de las posibilidades de cada persona, sin prejuicios sexistas que puedan limitar su acción”.

Alumnas de la “Paula Dominguez de Bazan” en San Luis.

Y añadieron: “En esta forma de educación ambos sexos se complementan y permiten ambientes de colaboración, aprenden a trabajar en equipo y se potencian mutuamente, superando los estereotipos y estimulando la igualdad y equidad de géneros. Este contexto permite identificar y reproducir estrategias de aprendizaje, como así también que varones y mujeres se desenvuelvan en un ambiente más natural de interacción entre géneros, desarrollando mayor capacidad de adaptación, tolerancia de la frustración y comprensión”.






Comentarios