El martes pasadas las 17 en el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo, en San Luis, Alberto Rodríguez Saá anunció una suba salarial del 21% -de una sola vez- para los empleados públicos de todos los sectoresactivó la cláusula gatillo. Con lo que acumuló un aumento del 42% anual para los trabajadores sanluiseños.

Rodeado de funcionarios de su gabinete el mandatario puntano precisó: "Vamos a reemplazar el bono (previsto en 9 mil pesos) por algo mejor, a partir del mes de diciembre" y detalló que el aumento del 21% se hará efectivo cuando el Gobierno pague los sueldos el 28 diciembre y el aguinaldo, en el mismo mes.

"Hace unos días dispusimos un aumento en el beneficio percibido por los becarios 22 AG y beneficiarios del Plan Solidario, aunque yo le digo Plan de Inclusión. Enorme Plan de Inclusión, orgullo nuestro. Al mismo tiempo que establecimos un bono extraordinario para los trabajadores de la administración pública. Hoy, con la mirada constante en la situación económica que atravesamos, procurando mitigar los efectos de la inflación y evitar la pérdida del poder adquisitivo, realizamos un esfuerzo adicional. Vamos a hacer más esfuerzos. Mediante el cual los becarios 22AG recibirán un bono navideño de $1.500, cuyo pago se hará efectivo del 17 al 21 de diciembre próximo. Los beneficiarios del Plan Solidaridad o Inclusión Social, recibirán un bono navideño de $3.000 el día 17 de diciembre", explicó según informó Agencia de Noticias San Luis.

"En el caso de los trabajadores dependientes de la administración pública provincial, hablo de todos los sectores, es decir, docentes, salud, seguridad. Todos. Siendo que llevamos otorgado un incremento salarial del 21 por ciento del mes de marzo, y que posteriormente anunciamos un bono extraordinario a pagar en cinco cuotas. Mil en octubre, dos mil en noviembre, dos mil en diciembre, dos mil en enero y dos mil en febrero, lo que totalizaba un bono de $9.000, entendemos necesaria una recomposición salarial más superadora. Queremos superar ese bono. Es decir que, para preservar el poder adquisitivo, vamos a accionar la cláusula gatillo", expresó y explicó que "la cláusula implica un ajuste salarial producto del monitoreo permanente de la inflación pasada, como así también una estimación de la inflación esperada. De este modo el bono ya anunciado será reemplazado. Lo vamos a reemplazar al bono por algo mejor. Nadie se verá perjudicado. Ahora al bono lo vamos a superar, será mejor".

Alberto Rodríguez Saá dio una serie de anuncios en el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo.

"El bono será reemplazado a partir de diciembre garantizando, en todos los casos, que será igual o superior a los $2.000 de bolsillo. Esta disposición se hará efectiva con el pago de los haberes que se abonarán el 28 de diciembre y también impactará en el aguinaldo, cuyo pago se realizará el 20 de ese mes", explicó ante la alegría del público.

Ya en ese momento, el mandatario prosiguió y remarcó: "Vamos ahora a lo esencial. El Gobierno de la Provincia aplica la cláusula gatillo y establece un aumento salarial del 21 por ciento, totalizando en lo que va del año un aumento del 42 por ciento".

Finalizando los anuncios Rodríguez Saá volvió a hacer hincapié en las estadísticas que señalan que la provincia mejoró sus números en torno a la lucha contra la pobreza. Sin embargo, el mandatario remarcó que no claudicará en la erradicación de un drama que envuelve a todo el país.

"Miramos hoy los números de la actividad económica y han mejorado en San Luis. Aquí, en la desocupación volvemos a estar en pleno empleo según los índices. En la lucha contra la pobreza la media nacional es de 27 puntos. Nosotros también teníamos 27, pero lo hemos bajado a 17. Lo bajamos 10 puntos. Hay lugares en Argentina que la pobreza marca los 32 puntos. En el conurbano bonaerense está en 32,9, y en otras localidades alcanza los 42 puntos. Nosotros no estamos contentos porque hay 17 puntos en San Luis y tenemos 2 puntos en indigencia, que sigue siendo enorme. Tenemos que fulminar la pobreza, fulminar la indigencia en la provincia. Que todos los chicos se vayan a dormir con la panza llena y que cada niño coma con su mamá y con su papá" concluyó.