El gobernador Alberto Rodríguez Saá anunció que, a partir del lunes, se ampliarán las actividades habilitadas, "para poner en movimiento la capacidad productiva de la provincia, pero con mucha prudencia y con el compromiso de todos los habitantes de San Luis".

Desde el lunes y bajo el cumplimiento de normas, las nuevas actividades habilitadas son:

* Pago Fácil, Rapipago y otros establecimientos de cobranza de servicios e impuestos, manteniendo las medidas de distanciamiento.

* Oficina de rentas de municipios y provincia y actividades registrales, con guardias mínimas y turnos.

* Comercios minoristas de indumentaria, calzado, electrónica, marroquinería, electrodomésticos, juegos y juguetes, y cuidado personal. Todos estos podrán vender productos ya elaborados, a través de distintas plataformas de comercio electrónico, ventas telefónicas y otros mecanismos que no requieran contacto personal con los compradores y mediante entrega a domicilio con los debidos resguardos sanitarios, protocolos, planificación y logística. En ningún caso los comercios podrán abrir sus puertas al público.

* Producción para la exportación y procesos industriales específicos con autorización previa del Ministerio de Producción y con los protocolos correspondientes.

* Atención médica y laboratorios de imágenes con turno previo.

* Ópticas con prescripción médica o para reparación.

* Back office de pago de arreglos de siniestros, sin atención al público y con trámite de manera virtual.

* Pinturerías, materiales de construcción y decoración a través de la venta de internet.

"De la casa al trabajo y del trabajo a la casa", concluyó el jefe de Estado provincial.