Los ataques de jaurías de perros son una problemática que preocupa no solo a la sociedad sanjuanina sino también a las autoridades. En este marco y a 20 días de que un hombre en La Bebida muriera producto de una agresión canina, desde la Municipalidad de Ullum decidieron tomar cartas en el asunto y empezar a trabajar en un refugio para estos animales. Sin embargo, una de las posibilidades es la eutanasia para los perros, cuestión que rápidamente despertó la polémica.

“Vamos a hacer un refugio para perros callejeros, pero quiero que se entienda que todo lo que tengo en mente es para cuidar a los ciudadanos. Es por eso que el destino final de los animales que no sean reclamados por sus dueños o que no sean adoptados, será la eutanasia”, explicó el intendente de Ullum, Leopoldo Soler, a Diario de Cuyo. El refugio funcionaría donde hoy existe el Centro de Zoonosis.

En esa misma sintonía, agregó: “Queremos que quienes tienen perros, los tengan en sus casas. Los animales son animales, pero hay perros que han matado a una persona y eso hace que el problema sea realmente grave. Vamos a promover la creación de un refugio para perros callejeros. Además de resguardar a los animales, este plan tiene por fin cuidar la seguridad vial y personal de los vecinos. Como intendente no me puedo hacer el distraído con este problema”. Además, indicó que está trabajando en un proyecto para que sea tratado en el Concejo Deliberante.

Para el intendente, el refugio funcionará en el mismo lugar donde está actualmente el Centro de Zoonosis, que es donde se atienden a los animales del departamento para vacunarlos y/o esterilizarlos. La idea es hacer una ampliación y construir caniles para los perros que sean recogidos de la calle. “Se harán caniles dentro de un espacio cubierto. Se le hará un contrapiso para que el lugar pueda ser higienizado. Además, haremos un reglamento para que los animales que sean secuestrados en la vía pública, tengan la posibilidad de ser adoptados o recuperados por sus dueños. Pero, si eso no pasara, en el transcurso de 3 o 6 meses, tiempo que será definido con el Consejo, el animal será sometido a una eutanasia”, detalló Soler.

En el mismo sentido, agregó: “Sé que esto va a generar polémica, pero todo aquél que no esté de acuerdo con la eutanasia puede venir y llevarse el animal para salvarle la vida. Apelamos a que los proteccionistas que no estén de acuerdo con la eutanasia puedan adoptar los animales. No podemos quedarnos con todos los perros que recojamos de la calle, somos un departamento en el que nos viven dejando perros abandonados. Y no podemos tener perros para siempre, cuando hay gente que no tiene qué comer. No me parece justo”.

Por último y sobre el proyecto de la Secretaría de Ambiente que promueve la creación de refugios municipales, concluyó: “Somos uno de los municipios con menos recursos. Si bien los venimos mejorando, tenemos que ocuparlos en buscar una solución a este problema, cuando sabemos que hay familias con muchas necesidades. Seguramente será costoso y cualquier gasto que tengamos no tendrá otro beneficio que no sea la prevención. Capaz que el consejo proponga alguna modificación, pero lo que no voy a aceptar es que se pida que se elimine el concepto de eutanasia. No quiero declarar una guerra, pero es la solución que nos parece más viable”.