Pese a que esta actividad está prohibida por la pandemia, este fin de semana una multitud de sanjuaninos se volcó a las playas del dique de Ullum y a diversos canales, destacándose el que se ubica camino al dique Punta Negra. Las altas temperaturas motivaron esta multitudinaria violación de los protocolos vigentes, un hecho que alarma a las autoridades, que consideran que el mismo pone en riesgo la situación sanitaria de la provincia.

El subsecretario de Seguridad, Abel Hernández, señaló que a pesar de que las fuerzas de seguridad se apostaron en lugares estratégicos, muchos sanjuaninos optaron por desatender las normas e instalarse en aquellos espacios donde no llegan los controles policiales. “Hay una inconsciencia importante en esto de salir a tomar aire. Estamos en una pandemia y tenemos que cuidarnos, respetar las distancias. Allí no había nada de eso. Hay una tendencia a instalarse en cualquier lugar si no hay ningún policía a la vista”, señaló.

El funcionario, en diálogo con Tiempo de San Juan, consideró que de mantenerse este comportamiento “no habrá sistema de salud que aguante” y añadió que las restricciones tienen como objetivo “que no haya más contagios, para cuidar a la población entera”.

Pese a la prohibición, una multitud copó las playas del dique de Ullum. Tiempo de San Juan

Hernández reconoció que la policía no cuenta con la capacidad operativa necesaria para controlar todos estos sectores: “No podemos poner un policía debajo de cada árbol para que le diga a la gente que eso no se puede hacer”, aseguró al tiempo que confesó que no damos abasto así, venimos trabajando desde marzo y encima ahora tenemos que lidiar con esto. Es desgastante”.

Mientras se espera que el Comité Covid-19 apruebe un protocolo para la reapertura de clubes y campings con piletas, lo sucedido el fin de semana largo preocupa a las autoridades por las consecuencias que puedan provocar las aglomeraciones de personas sin respetar el distanciamiento ni el uso de cubrebocas: “Esos lugares no están preparados porque no hay ningún protocolo que se respete, no hay agua para higienizarse, ni baños, nadie controla los cuidados que se deben tener. Es un descontrol”, finalizó.