El ex juez Pablo Sebastián Flores fue procesado y embargado con 100 mil pesos por los delitos de abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público. El procesamiento estuvo a cargo del juez del Primer Juzgado Correcional, Alberto Caballero. El ex magistrado, de 62 años, es investigado por una causa de una camioneta desaparecida del Depósito Judicial en 9 de Julio que luego le fue encontrada al comisario Gustavo Padilla.

A Flores se le endilgan las figuras penales porque se supone que le entregó la Toyota Hilux a Padilla de manera indebida, ya que era el jefe del depósito oficial. Se cree que el ex juez dejó que Padilla la usara para cuestiones personales y tampoco investigó al mismo policía en un caso penal que lo involucraba.

Para el fiscal, esos hechos evidenciaron la relación entre ambos y se acusa al ex magistrado de favorecer al uniformado. De esta manera, el juez Caballero dejó a Flores más comprometido y en camino a ir a juicio oral y público. Por el lado de Flores, éste insiste con ser inocente y ya en octubre pasado afirmó en el Cavig que incurrió en errores pero no de manera intencional. Su defensa alegó “desorden mental” ocasionado por el trabajo extra con las otras dependencias judiciales que se crearon.

“No me di cuenta”, había declarado Flores cuando le consultaron por qué no le había informado a la Policía sobre la camioneta, además de haber negado estar al tanto de que era el comisario Padilla quien usaba la Toyota Hilux para cuestiones personales. Todo esto llevó a que en agosto de 2020, Flores renunciara para evitar ser destituido. Sin embargo, la causa penal continúa.