Mónica Ruiz, tiene 44 años, es investigadora en la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ), donde se recibió de bióloga y además fue subjefa del Departamento de Agronomía. Es la primera mujer en estar al frente del INTA San Juan en sus 70 años de existencia.

Tras asumir el cargo, Ruiz adelantó que durante su gestión trabajará en la problemática del agua, así como la integración con otras entidades.

En ese marco, la bióloga detalló que ya trabajan junto a otras instituciones en el proyecto de creación de un centro interinstitucional de agua y que aborde la difícil situación hídrica que se atraviesa.

Una vez finalizando el proyecto, lo elevarán ante el Ministerio de Ciencia y Técnica de la Nación para le dé luz verde a la iniciativa y colabore con el financiamiento de la misma.

La flamante directora del INTA, en diálogo con Diario Huarpe aseguró: “Sería para que todas las instituciones que estén en el tema trabajen juntas con un objetivo común que sería el de investigar en temáticas relacionadas al agua, teniendo en cuenta lo que se conoce como cuenca, desde que el agua se genera en la cordillera, cómo se utiliza en los oasis y después cuánta de esa agua llega a los finales de la cuenca”.

Entre los objetivos de su gestión también está abordar la producción de alimentos cuidando el medio ambiente, tema que considera “complejo”. “Se contraponen dos ideas, mantener la productividad de los sistemas y cuidar los recursos, pero hay que afrontarlo porque estamos teniendo problemas con los recursos naturales y no hay que descuidarse”, afirmó.

Con respecto a ser la primera mujer en conducir el ente, Ruiz asegura que servirá para “abrir puertas a las que vienen” y agregó que trabajará para que “las cosas salgan bien, para las que vengan después tengan el camino allanado”.

En ese sentido, la científica aseveró que por su condición “el techo de cristal está en todos lados” y que se requieren cambios profundos. “No es solo llegar a un puesto, que es algo que ya nos cuesta, sino que es vivir o sobrevivir en ese puesto sin sacrificar todo el resto de los ámbitos de la vida y me parece que a las mujeres nos pasa eso”, añadió.

A nivel general, Ruiz cree que las instituciones deben realizar cambios que propicien la llegada de mujeres a puestos directivos sin descuidar otros aspectos de su vida, como la maternidad.

“Siempre están en contraposición estas cuestiones de trabajo y de gestión con lo que son las tareas de cuidado y nosotras siempre estamos en esa dualidad. Creo que hay que salirnos de esa dualidad para poder ejercer ambas de manera armónica, lo cual es muy complicado”, comentó.

En su caso particular, tiene una hija de 11 años y asegura que tuvo que sacrificar tiempo de crianza en pos de su carrera profesional.