La Selección Argentina de fútbol masculino se coronó campeona de la Copa América luego de 28 años y cortó así una sequía de esa cantidad de años sin títulos. Con el pasar de los días se empiezan a conocer historias de argentinos que vivieron el partido y la situación de la consagración del equipo nacional de maneras muy particulares. Este es el caso de Miranda Aballay, de 19 años, y de Agustín Luna, de 21, quienes fueron padres justo el día en el que se disputaba el partido.

//Mirá también: Temen un rebrote de contagios de coronavirus en San Juan por los festejos del partido de Argentina

La cesárea estaba programada para ese día que quedará en el recuerdo de millones de compatriotas. Antonio Aballay, de 48 años, se iba a convertir en abuelo por primera vez. Fue él quien propuso que su nieto, quien ya tenía destinado el nombre Nehim, lleve como segundo nombre el del jugador que conviertiera el gol de la victoria. Así fue como llegó a esta mundo Nehim Ángel, en honor al “Fideo” Di María.

“Yo les dije: cómo le van a poner un solo nombre, tiene que tener dos”, contó Antonio a Tiempo de San Juan. Y así como ordenó el abuelo, el niño terminó siendo llamado en honor al goleador de la final. “El que hiciera el gol iba a ser el nombre, así que podía ser cualquiera. Mi yerno vio el primer tiempo desde un celular en el Hospital Rawson y llegó a la noche para el segundo tiempo”, contó.

//Mirá también: La historia detrás del sanjuanino viral que le propuso casamiento a su novia en un bar

La familia que sumó un nuevo integrante a su grupo es oriunda del barrio Güemes, en Rawson. Tanto la pareja como el abuelo y el nuevo integrante, viven juntos en esa vivienda rawsina. Nahim Ángel nació pesando 3,750 kg y goza de perfecto estado de salud. El lunes ya pudieron volver a casa y comenzar un nuevo ciclo de esta vida.