El paraje de la Difunta Correa, ubicado en la localidad de Caucete, provincia de San Juan, se vio colmado de fieles este viernes 15 de abril. En el marco de la celebración de Semana Santa, una multitud de sanjuaninos y turistas de otras provincias se acercaron a Vallecito en demostración de fe. Según aseguraron a Diario La Provincia, el lugar se vio “saturado” de personas que peregrinaron para agradecer o pedir una bendición.

“El Jueves Santo comenzaron a llegar fieles pero durante la mañana y tarde estuvo tranquilo. Desde las 20 horas y toda la madrugada comenzó a llegar la multitud de gente. Ahora en el ascenso a la gruta que es el lugar de culto está saturado, hay mucha convocatoria como años anteriores a la pandemia. Se ha vuelto a ver la multitud de gente que asistía”, manifestó Cecilia Berón, encargada de Culto del paraje Difunta Correa.

Cabe destacar que en el 2020 no hubo actividad ni movilización hacia el paraje como consecuencia de la pandemia de coronavirus. Y si bien en 2021 se reabrió la capilla, hubo poca presencia de fieles. Ahora, con las cifras de contagios en baja y mayores flexibilizaciones, el lugar volvió a resurgir. “Está casi desbordado el acceso a las lomas, se han vuelto a ver las calles principales del paraje como peatonal”, agregó Berón.

La Difunta Correa, invadida de files en Semana Santa. Foto: Diario La Provincia

La Difunta Correa está a cargo de una fundación que ofrece una serie de actividades para los fieles que visitan el lugar. “Se creó una cooperativa con los vecinos del pueblo que además de prestar los servicios comunes, ahora están brindando servicio de mantenimiento, albañilería, sanitización. Está organizada la cooperativa que tienen unidades productivas que han generado un proyecto de visitas guiadas y recorridos en bicicletas”, señaló Berón.

Para los turistas, por ejemplo, se inauguraron senderos que introducen a la historia geográfica de la Difunta e invitan a tomar consciencia de la flora y fauna del desierto. Se trata de un proyecto educativo y recreativo. Además realizó una reconstrucción del Museo de la Fe, donde se han rescatado donaciones con reconocimiento de donantes e historias de fe.