El pasado viernes 6 de agosto, la sanjuanina que competía en el programa La Voz Argentina, Magalí Aciar, no conformó al jurado y quedó eliminada del certamen. En su última presentación en el ciclo conducido por Marley y que transmite Telefé, cantó una canción de Pablo Alborán junto a Camila Pereyra, otra participante.

//Mirá también: Magalí Aciar, la sanjuanina de La Voz, inició una campaña solidaria para otro artista que vive en situación de calle

Sin lugar a dudas, la joven de 23 años vivió una experiencia que la deja muy bien parada en el ambiente artístico local, y por qué no nacional. Su talento y su voz deslumbraron a más de uno en todo el país y a partir de ese momento su vida cambió para mejor: a pocas horas de su eliminación, anunció en su cuenta de Instagram que próximamente lanzará su primer disco.

La joven oriunda de Rawson había deslumbrado al jurado en su primera participación el 9 de julio pasado, cuando interpretó “Hasta la raíz” de Natalia Lafourcade. “Tenés una voz original, me recuerdas mucho a Eva”, le había comentado Ricardo Montaner en aquél momento. Magalí eligió al famoso cantautor para integrar su equipo, desestimando así la invitación de La Sole.

Además de dedicarse a la música, la sanjuanina trabaja en un bar ubicado en avenida Libertador llamado Terraza. Su proyecto artístico musical se llama “Magaláctica” y así es como se presenta en las redes sociales, donde gracias a su participación en La Voz Argentina sumó miles de seguidores y fanáticos. En sus últimas palabras luego de ser eliminada del certamen, afirmó que aprendió “una banda” y fue despedida con un gran aplauso.

//Mirá también: Magalí, la joven sanjuanina que trabaja de moza y cautivó a Montaner: “Aún no caigo”

En una nota que brindó a Tiempo de San Juan, contó qué fue lo que sintió cuando mientras cantaba en su primera presentación en el programa televisivo que es furor en el país: “En ese momento, mientras cantaba, lo miraba a Montaner y adentro mío decía ‘me cambiaste la vida’. Creo que lo expresé demasiado porque me cambio la cara y la corporalidad. Cuando se dieron vuelta los demás, ya quedé anonadada. Pensaba ‘¿esto es real?’”.