Este lunes fue la audiencia de formalización y control de detención de los acusados por el violento homicidio por el que quedaron imputados. El caso ocurrió hace más de una semana en La Bebida y tuvo como víctima a Marcos Ariel Tejada, perteneciente a la familia de “Los Diablos”, quien sufrió una paliza por parte de Ismael ‘El Gringo’ Villegas y Horacio ‘El Chiquito’ Herrera.

//Mirá también: Murió un joven de 20 años que había sido brutalmente golpeado en medio de una confusa gresca

El juez interviniente en la causa les dictó la prisión preventiva por 6 meses, tiempo en el que los presuntos asesinos deberán permanecer en el Servicio Penitenciario mientras la Fiscalía investigue lo sucedido. El fiscal Iván Grassi pidió que la investigación penal preparatoria sea de al menos un año.

Los violentos hechos que se cobraron la vida de Tejada sucedieron el sábado 7 de agosto en el Asentamiento Evita. Los ahora detenidos atacaron a una mujer a la salida de un comercio y ante el pedido de auxilio, Marcos acudió a la escena y se trenzó a golpes con los supuestos delincuentes Herrera y Villegas. Tejada sufrió varias heridas y terminó tendido en el suelo con lesiones en su cabeza.

La víctima tenía 20 años.Tiempo de San Juan

Posteriormente, fue trasladado al Hospital Rawson donde permaneció internado en Terapia Intensiva durante una semana hasta que perdió la vida. Además, tenía un disparo en la zona de la cola, aunque según las fuentes oficiales, los golpes fueron los que le provocaron la muerte. En un principio, la información policial informó que los hechos habían sucedido de otra manera y habían apuntado a que se trató de una gresca entre grupos de amigos de dos bandos diferentes.

//Mirá también: Hermanos mendocinos viajaron a San Juan para robar y protagonizaron una fuga de película

Luego de la muerte de Tejada, tanto el viernes como el sábado por la madrugada, personal de la UFI Delitos Especiales hizo allanamientos en diferentes puntos de la provincia, especialmente en Angaco. Allí, Villegas fue acorralado por los policías y decidió entregarse, mientras que Herrera ya había sido detenido la semana anterior.