Una joven sanjuanina vive un verdadero calvario. El último domingo vivió una noche de terror a causa de su expareja, quien la golpeó salvajemente y la amenazó con publicar videos íntimos. Y si bien el sujeto terminó tras las rejas, la Justicia lo liberó a las pocas horas y solo le impuso una restricción perimetral, medida por la cual tiene prohibido acercarse a la víctima.

De acuerdo a la publicación de Tiempo de San Juan, el violento episodio ocurrió en la vivienda que compartían. Allí el sujeto, identificado como Néstor Díaz, agredió físicamente a la joven y la amenazó. No conforme con los golpes de puños, obligó a su pareja a arrodillarse para pedirlo perdón. Según la denuncia, también la amedrentó con un cuchillo y la atacó con una cuchara de madera.

La joven terminó con heridas en todo el cuerpo. Pudo zafar de lo peor por una llamada que realizó a escondidas del agresor. La víctima se comunicó con el 911 y alertó que estaba en peligro. A los pocos minutos el personal policial llegó a la vivienda y detuvo a Díaz, quien se encontraba durmiendo.

El sujeto fue imputado por lesiones leves agravadas por el vínculo y por amenazas por coacción. En la audiencia, el acusado reconoció su autoría en los hechos y así pudo acordar con los fiscales una pena de prisión en suspenso por un año.

La condena impuesta le permitirá seguir libre, pero deberá no entrar en conflicto con la ley si pretende seguir gozando del beneficio otorgado. Por otro lado, la Justicia le impuso una restricción de acercamiento que le prohíbe mantener contacto o estar a menos de 300 metros de su expareja.