El conductor sanjuanino que deleita a los televidentes argentinos, Darío Barassi, contó a través de su cuenta de Instagram una situación poco agradable que le tocó vivir al realizarse un estudio médico. Si bien el humorista se caracteriza por hablar de situaciones cotidianas con una pizca de gracia, esta vez, expresó su malestar luego de hacerse una resonancia magnética.

//Mirá también: Escándalo por alumnos sanjuaninos que insultaron a un profesor universitario en plena clase

Barassi sufre dolores lumbares y por este motivo había ido a hacerse los estudios. “Hace un par de días, el fin de semana pasado, empecé a sentirme mal, me dolía la vista, la espalda, las cervicales, estaba un poco abombado”, relató en un video que subió a su cuenta de Instagram, en la que se lo veía sentado en su auto.

Esto lo hizo una vez que salió del lugar, indignado. Luego, contó que la mujer le dijo “éxitos gordito, te felicito por el programa”. Acto seguido, detalló que la escuchó decir algo que no le cayó muy en gracia: “Cuando me estoy empezando a cambiar, escucho que le dice a la piba que me había llevado hasta ahí ‘¿che, pero entra Barassi en el aparato?’. En el momento pensé en remates horribles que no hice ni voy a hacer ahora porque son muy agresivos... Pero me dolió”.

Luego de haber escuchado eso y notablemente dolido por esto, el sanjuanino le respondió: “Señora, ¿quiere quedarse a ver? ¿Quiere pagar como si esto fuera Mundo Marino para ver si el gordo entra en el tubo ese? ‘Ay, sos divino’, me dijo ella pensando que le estaba haciendo un chiste”. El sanjuanino terminó su video contando que padece problemas cervicales, aunque ya fue medicado y le están realizando masajes para aliviar su dolor.

//Mirá también: La historia de Christian, un chico trans de San Juan

Luego de postear el video, Barassi fue defendido por sus seguidores y por los usuarios que se sumaron a bancarlo y a preocuparse por su salud. El humorista tiene mucha llegada con sus seguidores y buscó generar conciencia a quienes hacen este tipo de comentarios sin medir las consecuencias.