La situación de los trabajadores de la educación en San Juan es más que crítica. Durante la tarde de este viernes, cerca de 200 trabajadores (personal docente y no docente) participaron de una nueva marcha -la tercera en los últimos ocho días en la provincia-, y lo hicieron en reclamo de mejoras salariales y de las condiciones de trabajo (infraestructura y protocolos Covid-19 incluidos).

Foto: Twitter @SanJuanLibre

La manifestación de este viernes fue en la entrada al Centro Cívico sanjuanino, a la altura de Avenida Libertador -entre España y Las Heras-. Y se sumó a los reclamos en las calles que ya habían protagonizado el jueves 11 y el miércoles 17 de febrero. Como agregado, los trabajadores marcharon en las tres oportunidades por afuera de los gremios, y la relación entre trabajadores y los representantes sindicales se encuentra en el momento más tenso; ya que esgrimen no sentirse representados.

Los participantes llevaron antorchas y carteles donde dejaban en claro los ejes de su reclamo. “Canasta básica: 54.000 pesos”, “Salario digno”, “¿Y las vacunas?” fueron algunos de los carteles que llevaban los manifestantes. Y es que a los reclamos tradicionales y de siempre -referidos los bajos salarios- se suma ahora la preocupación por la pandemia de coronavirus y el retorno a las clases presenciales.

Foto: Twitter @nosquierovivas

Por esto mismo es que a la lista de pedidos le sumaron el inicio de la vacunación para el personal docente y no docente; con miras a inmunizar a estos trabajadores.

“Somos todos autoconvocados. Hay gente que tiene un piso de 14.000 pesos y no nos sentimos representados (por los gremios). Acá estamos docentes, maestranzas, jubilados y todo aquel que se sienta representado por un salario indigente”, resaltó Inés, una de las docentes autoconvocadas que participó de la marcha en diálogo con el diario Huarpe.

Problemas edilicios

Durante la protesta, los trabajadores dejaron en claro también que las condiciones edilicias de los establecimientos educativos en San Juan -por lo general- no son las mejores. En ese sentido, destacaron que luego del sismo de hace poco menos de un mes (fines de enero), varios edificios quedaron en riesgo y evidenciaron la desinversión.