El juez de Flagrancia condenó en la jornada de este lunes a dos empleados que en una finca de Las Chacritas robaron elementos de la propiedad. Además, les encontraron entre sus pertenencias un arma de fuego de fabricación casera.

Los condenados son Mario Roberto Aranda y Lucas Alberto Marti. Para el primero, el magistrado le otorgó una pena de 2 años de prisión condicional por haber cometido los delitos de estafa calificada en grado de tentativa y también tenencia ilegal de arma de guerra en concurso real. Para el segundo, 4 meses de prisión condicional solo por el delito de estafa y ambos tienen prohibido acercarse a no menos de 400 metros de la víctima.

Los hechos por los que fueron condenados ocurrieron el pasado jueves 24 de marzo en horas de la madrugada. Según informaron fuentes judiciales, el gerente de la empresa ubicada en Las Chacritas, 9 de Julio, fue a su propiedad y vio que sus dos serenos estaban con sus autos particulares: un Fiat 147 y una camioneta Ford Ecosport.

Cuando el gerente los saludó y les preguntó si había alguna novedad, los serenos comenzaron a ponerse nerviosos y, cuando el dueño fue hacia los vehículos particulares, notó que uno estaba muy bajo, como si llevara cosas cargadas. Ahí les consultó a sus dos empleados por qué pasaba esto y ahí observó que debajo de unas colchas había alimento para cerdos que utiliza la empresa.

Lo primero que hicieron los empleados fue negarlo, por lo que el gerente llamó a la Comisaría 31ra para pedir ayuda, ya que en ese momento constató que lo estaban robando. Cuando los efectivos policiales llegaron al lugar, pudieron verificar que adentro del Fiat había 10 bolsas de 25 kilos de alimentos para cerdos. Además, a Aranda le encontraron un arma tipo tumbera cartucho calibre 16.