Tomó la decisión correcta, en el momento correcto y con tan solo 23 años. Gracias a esa rápidez mental este joven -del que no se sabe su identidad- hoy está sano y salvo. A primera hora del viernes 3 de agosto en la calle Agustín Gómez y Rivadavia, Rawson, un joven se dio cuenta que había un enorme pozo en su camino y que si no se tiraba de la moto en movimiento iba a caer. Se tiró y se salvó de milagro.

El pozo al que cayó la moto tiene aproximadamente 4 metros de profundidad. Un golpe de semejante magnitud le hubiera ocasionado al menos heridas de consideración al conductor del rodado, que tuvo la rapidez mental de tirarse de la moto. Los datos policiales indican que el chico no sufrió más que golpes leves. De igual modo, fue trasladado al Servicio de Urgencias del Hospital Rawson para realizar una evaluación completa de su salud.

No se sabe por qué había en esa intersección rawsina un pozo de semejante magnitud. Aparentemente no estaba correctamente señalizado, lo que no permitió que el joven lo divisara con anticipación y evitara tener que tomar semejante decisión para salvar su vida. Ahora la investigación policial pasará por averiguar por qué hay en el medio de la calle un orificio tan profundo.

No es la primera vez que en las calles sanjuaninas los conductores se topan con este tipo de excavaciones sin señalizar. Durante la realización de obras cloacales, hubo hasta una muerte en Rawson por un pozo sin señalizar. Falleció una joven de 24 años, que había salido en los medios de comunicación previamente por estar involucrada en un hecho delictivo.