Quattro y De La Ostia son dos reconocidos boliches de la provincia de San Juan que debieron bajar sus persianas, al igual que todos los locales del rubro, con la llegada de la pandemia y la implementación de medidas preventivas para evitar la propagación del coronavirus.

Con el ingreso a la Fase 3 de aislamiento social, la actividad de los boliches continúo estando prohibida pero en cambio sí pudieron reabrir sus puertas los bares y restaurantes, siempre y cuando se cumplieran los protocolos de distanciamiento entre mesas y personas.

En los papeles, los mencionados boliches optaron por reconvertirse en locales gastronómicos para continuar funcionando pero durante el pasado fin de semana debieron ser clausurados por incumplir con el protocolo sanitario.

Según publicó Tiempo de San Juan, en su recorrida nocturna, los inspectores se encontraron en ambos locales no solo con el incumplimiento de la distancia entre mesas y la cantidad de comensales en cada una de ellas, sino que estaban funcionando como boliches, con una cantidad importante de asistentes bailando sin respetar ningún tipo de medidas preventivas, ni siquiera el uso de barbijos o tapabocas.

Debido a que el incumplimiento no fue en el horario sino en la organización interna con los protocolos, la Justicia de Faltas intervino en primer término inhabilitó inmediatamente a ambos boliches, que en las redes sociales habían promocionado los eventos con flyers donde se prometía el cumplimiento de los protocolos sanitarios. Sin embargo, los inspectores se encontraron con una descontrola escena donde las medidas preventivas brillaban por su ausencia.

Además de Quattro y De la Ostia, también fueron clausurados por incumplir con la normativa otros locales: Parrilla Doña Cledy, en Caucete, Coco Bongo Drugstore, Parrilla Los Juanes y un café ubicado en General Acha y avenida https://www.tiempodesanjuan.com/sanjuan/2020/11/16/clausuraron-dos-conocidos-bares-sanjuaninos-por-descontrol-sanitario-299950.html, en el microcentro de la Ciudad de San Juan.