Tres hombres armados interceptaron a la víctima en el barrio San Lorenzo, Santa Lucía.


José Luis Castán es un jubilado de 62 años que se dedica a la venta de autos. El hombre estaba desayunando en su casa del barrio San Lorenzo, Santa Lucía, cuando le golpearon la puerta. Eran tres sujetos disfrazados de municipales, que con barbijos le pidieron a la esposa del damnificado que les hiciera el favor de llenarles dos bidones de agua para desinfectar las calles del barrio. Con esta excusa, abordaron a Castán, lo golpearon y le robaron $800.000 y un auto Ford K, propiedad de la hija del matrimonio. 

Los ladrones se metieron en la casa con armas y el comerciante luchó por quitarle el arma a uno de los delincuentes. En el forcejeo el malviviente disparó tres veces en distintas direcciones. De milagro, ningún proyectil le hizo daño a los miembros de la familia. En el interín, apareció otro ladrón y le pegó en la cabeza.

El auto es el que se llevaron los ladrones.

El jubilado, que se dedica a la venta de autos, intentó resistirse pero cuando vio que el tercer delincuente alzó a su nieta, el miedo pudo más. Castán les pedía a los ladrones que no le hicieran nada a la niña y les dio un maletín en donde tenía $756.000 y 700 dólares. “Eran todos los ahorros de mi vida. Hacía días había vendido un auto. Y el auto que se llevaron es de mi yerno y mi hija”, le dijo Castán a Tiempo de San Juan.

Además del dinero los ladrones se llevaron los dos celulares de la pareja y el auto Ford K modelo 2017 que estaba estacionado en la puerta. En dicho vehículo emprendieron la fuga. La policía llegó minutos más tarde y se encuentra investigando el asalto. Piden que colaboren denunciando si alguien ve el Ford Ka gris patente AB 197 GK que se robaron los malvivientes.




Comentarios