Crecieron en el barrio Jardín Policial de Rivadavia, donde forjaron una amistad que se volvió inquebrantable incluso de adultos. Su infancia la pasaron en el verde césped de la plaza de calle Riobamba, jugando a ser policías y soñando con serlo algún día. Marcelo Alberto Naveda (49) y Raúl Adrián Córdoba (51), hoy altos jefes de la Policía de San Juan, son esos dos niños que anhelaban juntos vestirse de azul y cuidar a toda la población. En el Día del Amigo, cuentan su particular historia.

Entre ellos se llaman "Taca" y "Chuga", dos amigos inseparables que estudiaron juntos y siendo jóvenes transitaron un mismo camino para llegar a cumplir una misma meta: ser policía. Mucho tuvieron que ver sus padres, quienes pertenecían a la fuerza y se mudaron en una misma época al barrio. Allí, según contaron al diario Tiempo de San Juan, jugaban a los policías y ladrones entre los parrales y los campos de la antigua bodega Del Bono junto a otros entrañables amigos como el "Enano" Arias, "El Bife" Fernández, el "Cabezón" Lima, Sergio Casivar y Carlos Marinero, entre otros.

La secundaria. Cordoba, detrás de la profesora. Naveda, atrás en lo alto.

No transitaron juntos la escuela primaria, pero sí fueron compañeros en el Colegio Nacional de Rivadavia. Allí vivieron la etapa de "rebeldía adolescente". "Mi mamá a veces le preguntaba primero al "Chuga" para saber si era verdad lo que yo le decía. Porque creía que él era buen chico. Pero las travesuras nos la mandábamos los dos", contó Córdoba.

Cuando terminaron el bachiller probaron con estudiar periodismo y administración de empresas, pero abandonaron al poco tiempo. En ese entonces surgió la idea de meterse a la escuela de policía. El padre de un amigo que tenían en común, Sergio Casivar, fue el promotor. "En realidad, el hombre quería que su hijo siguiera la carrera policial, pero sabía que, si nosotros nos inscribíamos, el otro se iba a animar. Y entramos a la escuela de Policía. Nuestro amigo no aguantó el periodo de adaptación y abandonó, en cambio "Taca" y yo seguimos y nos recibimos de oficiales", sostuvo Naveda.

Naveda (de camisa a cuadros azul) abraza a su amigo Raúl Córdoba (de remera).

Actualmente ambos ocupan puestos claves dentro de la Plana Mayor de la Policía de San Juan. Raúl Adrián Córdoba es jefe del Dirección de Coordinación Judicial D-5, mientras que Marcelo Alberto Naveda es el responsable de la Dirección de Planificación y Control de la Seguridad Vial de la fuerza provincial. Nunca trabajaron juntos en una misma comisaría, pero la amistad perdura en el tiempo.

Historias del día del amigo.

"Mirando esta historia de mil momentos, no recuerdo ninguno, en esos de los que verdad importan, en el que el ´Chuga" no haya estado conmigo. Siempre tuvo el valor de mirarme a la cara y decir mis defectos. Y su amistad me acompañó en todo momento y nos dimos fuerza para seguir adelante en momentos difíciles. Él es mi hermano del alma", aseguró Córdoba.