Un juez sanjuanino ordenó que le dieran carne secuestrada a familias de bajos recursos. Según publicó el diario Tiempo de San Juan, son en total unas 160 medias reces que irán a parar a los barrios más vulnerables de San Juan. El Ministerio de Producción y Desarrollo Económico, a través de la Secretaría de Agricultura de la provincia, fue el encargado de procesar la carne intervenida y conservarla en buen estado para que ahora pueda llegar a quienes más lo necesitan.

El juez que tomo la medida es Horacio Morando, titular del Juzgado de Faltas local sobre el que recayó la causa. El camión había ingresado a la provincia cuyana con la carne para repartir entre distintos comerciantes. Sin embargo, no pasó por el Punto de Control de Carnes, algo que sí o sí deben hacer todas las cargas de este tipo de alimentos. Cuando la Policía lo descubrió, gracias a un llamado anónimo, lograron interceptar al conductor y vieron que toda la carne estaba en buen estado pero el vehículo era ilegal. Fue por esto último que Morando tomó la decisión de repartir las reces.

Toda la carne fue intervenida y quedó guardada en la Planta de Faena y Frigorífico Provincial, hasta que Morando dictaminó que sean donadas. Es por eso que, desde el Gobierno explicaron que la cadena de frío no se rompió y está apta para el consumo humano. Las piezas fueron despostadas y fraccionadas por el Ministerio. Ahora, el Ministerio de Desarrollo Humano, a cargo de Fabián Aballay, dispondrá a qué familias irá el alimento, en base al padrón con el que cuentan, en el que se especifica qué zonas de San Juan son las más vulnerables.