Lo inventaron tres ingenieros de la UNSJ. Cuesta 80 mil pesos, contra los 800 mil de otros respiradores.


Tres ingenieros y docentes de la Universidad Nacional de San Juan, crearon un respirador de bajísimo costo que podría salvar vidas en medio de una pandemia que preocupa al mundo entero. Se trata de Manuel Galdeano, Pedro Bocca y Héctor Molina quienes se desempeñan en el departamento de Electromecánica de la Facultad de Ingeniería local.

Según publicó Diario de Cuyo, el respirador “low cost” utiliza como elemento principal una bolsa ambu, que comunmente se utiliza para dar respiración manual durante una resucitación.“Es un sistema desarrollado en el marco de la emergencia que plantea la pandemia del coronavirus. Lo más importante es que la función termina siendo la misma que la de un respirador común, pero tiene un costo mucho menor. Con todo lo que se necesita tendrá un costo de 80 mil pesos, a diferencia de los 800 mil que cuesta un respirador en el mercado nacional o internacional, siempre dependiendo del valor del dólar”, aseguró Héctor Molina al diario sanjuanino.  

El invento de los sanjuaninos ya está siendo probado en el Hospital Guillermo Rawson, el nosocomio público de la capital provincial, y desde Salud Pública hay una comisión que evalúa el producto para ver si pueden comenzar a fabricarlos la seman aque viene. 

El respirador utiliza elementos que ya están aprobados por salud pública como la bolsa ambu, el 80% de las piezas restantes son fabricadas en impresoras 3D y todo el demás es sistema electrónico de monitoreo. Por eso es muy fácil de replicar. Mandando los modelos de las piezas y el sistema de armado (que solo implica 2 o 3 horas) podría reproducirse en toda la provincia o en otras partes del país, siempre que la autoridad de salud de cada provincia lo autorice”, explicó el ingeniero Molina.

Ahora también evalúan que, en el caso de ser aprobada su fabricación, estudiantes de Ingeniería pudan participar de la elaboración de los respiradores, con supervisión de quienes los crearon. “Nosotros hemos armado todo el sistema en una mañana, ya que son todos componentes modulares. Estamos viendo la forma de organizarnos para producirlos en mayor cantidad. Tampoco se necesita muchas personas y no es necesario el uso de herramientas peligrosas”, comentaron los inventores al diario local. 

Desde el Gobierno de San Juan tienen la intención de financiar la fabricación de los respiradores, siempre y cuando éstos sean aprobados por el Ministerio de Salud Pública




Comentarios