Las jóvenes eran las únicas sospechosas por el crimen que ocurrió en un country, en octubre.


El crimen del empresario español, Gonzalo Giménez Avendaño, podría quedar impune. Es que, este viernes, el juez Martín Heredia Zaldo, del Cuarto Juzgado de Instrucción de San Juan, tuvo que liberar a las tres únicas sospechosas del homicidio, que ocurrió el pasado 9 de octubre en la provincia cuyana. Según publicó el diario Tiempo de San Juan, el juez no tuvo otra alternativa que dictar la falta de mérito para las tres acusadas porque no tenía pruebas suficientes para procesarlas.

El homicidio ocurrió durante el mes de octubre en el conuntry sanjuanino Portal de las Sierras, ubicado en la localidad de Rivadavia, al oeste de la provincia. Ahí apareció Avendaño con cuatro puñaladas, una de ellas cerca del corazón, y un fuerte golpe en la cabeza. Cuando lo encontraron llevaba varias horas muerto y de su casa faltaban su celular, su billetera y dinero.

Avendaño era dueño de una residencia de adultos mayores de la provincia y solía frecuentar boliches donde se encontraba y mantenía relaciones sexuales con chicas mucho más jóvenes que él, que tenía 51 años. Así y gracias a declaraciones de amigos suyos, los pesquisas de Homicidios llegaron hasta Sheila Moya (18), Nadia Camila Romero (22) y Jésica Rivarola (25), que pasaron dos meses presas.

Sin embargo, ante la falta de pruebas, las tres tuvieron que ser liberadas y el brutal crimen parece haber quedado en la nada. Ellas reconocieron ser amigas del empresario pero negaron haber estado con él la noche que lo mataron. Un amigo de la víctima le dijo a la Policía que Avendaño iba a hacer una fiesta privada en su casa y que ellas eran las invitadas. De hecho, la huella dactilar de una de ellas apareció en un vaso que estaba en la escena del crimen pero esto no fue suificiente como para procesarla. 




Comentarios