Se llaman Aurora y Daniel, y viven en San Juan. Los vecinos se movilizaron para ayudarlos y evitar el desalojo.


Momentos de mucha tensión se vivieron este martes en la tarde cuando dos abuelos sanjuaninos fueron echados de su casa por su propia hija. Según relataron Aurora Pérez y Eduardo Díaz, los damnificados, la mujer (Marcela Díaz) les pidió que abandonaran el departamento que ellos mismos construyeron –por pedido de ella- en el fondo de la vivienda del barrio Valle Grande. Esto desató un verdadero escándalo. Los vecinos casi lincharon a la hija de los ancianos y a su pareja, y la policía tuvo que intervenir.

La hija de los ancianos estuvo demorada unas horas por “disturbios en la vía pública” tras una fuerte discusión con su madre.

De acuerdo al relato de los abuelos a Tiempo de San Juan, ellos viven en ese departamentito desde hace dos meses. Primero dormían en una pieza de la casa principal, por pedido de su hija, y luego se trasladaron al fondo, cuando construyeron un pequeño departamentito. El drama comenzó cuando la mujer les pidió que pagaran el alquiler y luego los corrió.

Ella nos sacó de la casa en la que estábamos alquilando porque no quería vivir sola. Lloraba, lloraba y nos decía que los vecinos le hacían la vida imposible. Finalmente nos convenció. Primero vivimos con ella en una pieza de su casa, pero al tiempo nos dijo que vendiéramos todo (auto y herramientas) para construir un departamento”, explicó llorando la mujer.

Por razones que se desconocen, Díaz quiere que sus padres abandonen su casa. Ellos explicaron que no tenían a donde ir, porque vendieron todo para levantar esa construcción, pero no hubo caso. Esto generó mucha indignación en los vecinos, quienes se autoconvocaron en la puerta de la vivienda y pidieron a gritos que los abuelitos no se vayan del lugar.

Me dijo que si no nos íbamos nos iba a denunciar penalmente. Y lo hizo. Recién vengo de la Comisaría de la Mujer. La verdad es que no sé a dónde va a llegar esto. Nosotros no tenemos nada, vendimos todo por ella. Nos quedamos en la calle”, dijo llorando Aurora.

Los vecinos se movilizaron para evitar que saquen a la pareja de abuelos del departamento.




Comentarios