Se trata de un intendente electo de la provincia de San Juan. Los concejales también corrieron con la misma suerte.


En Angaco, localidad que se ubica a 16 kilómetros de la Capital de San Juan, parecen no tener tranquilidad. A un intendente saliente investigado y a punto de ir a la cárcel por el uso indebido de maquinarias municipales, se suma un intendente electo que quedó en el ojo de la tormenta por aumentar su sueldo y el de sus concejales apenas asumió. Esto es lo que ocurrió con Carlos Maza Peze, quien incrementó su salario y el de toda la planta política tras la aprobación del Concejo Deliberante.

Maza Peze fue elegido por los angaqueros en las elecciones de junio pasado con el 45% de los votos. Este martes 10 de diciembre finalmente asumió como titular del municipio y en su primera sesión del miércoles logró que aprobaran un aumento del 50% de los sueldos. Es decir que su sueldo será de ahora en más, según publicó Diario de Cuyo, de 168 mil pesos. Lo mismo ocurrió con los ediles, quienes cobraban 50 mil y ahora recibirán en promedio 100 mil pesos.

Este aumento en los sueldos fue confirmado por el propio intendente. “El salario se encontraba por debajo de lo que debía estar. Se ha trabajado en base a lo que permite la ley y pensamos que, a lo mejor, es con lo que debemos comenzar“, expresó.

Además señaló que su pago está ligado al de un ministro del Gobierno provincial y que equivale a un 60%. En este sentido el jefe comunal destacó que el salario del ministro se encuentra en 187.295 pesos en bruto, por lo que el suyo deberá ser de 112 mil pesos en bruto.

“No estoy haciendo nada fuera de lugar. Se ha elevado el porcentaje al 90 por ciento (del intendente con respecto al ministro) para poder regular el sueldo de concejal, de las Secretarías y Direcciones. No estamos haciendo nada fuera de lo que no corresponda. Cada una de las cosas está consultada”, señaló Maza Peze.

Los que corrieron con la misma suerte son los concejales. Se trata de Paredes, Claudio Palacio y Cecilia Naveda (aliados a Maza Peze) y Natalia Marín y Valeria Olivera (del sector de Alejandro Castro, hermano del exintendente), quienes aprobaron la iniciativa de incrementar sus sueldos y el del intendente.




Comentarios