Este lunes arrancó el juicio contra Amilcar Funes, un boxeador de la provincia de San Juan que supo ser promesa del deporte y que ya lleva tres años preso, acusado de un brutal homicidio. Se trata de la muerte de Sergio Montenegro, un peluquero que apareció asesinado a golpes, en su peluquería en Caucete, una localidad al Este de la provincia. Amilcar Funes es el único sospechoso del brutal crimen y comenzó  a ser juzgado en la Sala Tercera de la Cámara Penal de San Juan. Si es encontrado culpable podría ir preso de por vida.

Funes supo ser campeón de la categoría "welter", publicó Tiempo de San Juan. Además, era amigo de la víctima, y creen que lo golpeó en la cabeza con un cecinero, le dio puñaladas en el rostro y terminó asfixiándolo con una almohada. Este lunes, al ex boxeador le leyeron la requisitoria del fiscal y se pasó a un cuarto intermedio para continuar con el juicio este martes.

El peluquero fue asesinado el 3 de junio, de 2016, por la noche. Los investigadores creen que Funes estaba borracho y que fue a pedirle plata a su amigo, a su peluquería. En ese lugar, el ex boxeador habría cometido el crimen para escapar con un celular. Ese aparato fue clave, más tarde, para vincular a Funes al homicidio. Es que el teléfono fue vendido a un joven que lo delató. El boxeador no había ido sólo a robar, sino que fue acompañado de Torres, un menor de edad que quedó despegado del asesinato pero que se llevó el celular y lo vendió. Torres, al verse acorralado, delató a Funes como autor de la brutal golpiza a Montenegro

Las escuchas telefónicas entre el homicida y Torres terminaron de hundir al boxeador. Funes es defendido por Mónica Sefair, a defensora oficial que le asignó el Estado.