Lo hicieron público a través de las redes. También contaron que les cortaron el teléfono por falta de pago.


El Cuartel de Bomberos del departamento Caucete, en la provincia de San Juan, atraviesa una grave crisis económica. Este miércoles, en su perfil de Facebook, los voluntarios señalaron que no tienen dinero suficiente para mantener el cuartel, que dejaron de prestar sus servicios por falta de combustible y que hasta tienen cortado el teléfono por falta de pago.

El cuartel caucetero funciona desde hace 47 años y es uno de los que tiene mayor intervención en siniestros. No sólo asisten en Caucete, sino también en las localidades de San Martín, 25 de Mayo y 9 de Julio. “Trabajamos en conjunto con el destacamento nuevo de bomberos de la Policía pero tenemos el problema de combustible. Tenemos 700 litros por mes de gasto y cuando son los meses de zondas, los gastos son mucho más“, comentó Leonardo Viñales, jefe del cuartel, a Diario La Provincia SJ.

El equipo recibe la ayuda de la estación de servicio Shell de Turcuman y la YPF. Además reciben del municipio de 3 a 6 vales por mes de 60 litros cada uno, pero no es suficiente. “El cuerpo activo siente que tiene que salir a la calle a pedir combustible, si se nos rompe algo de las unidades también tenemos que salir a pedir. El presidente de la comisión directiva no mueve un dedo. Éste es el segundo año que se pierde el subsidio que nos da Nación por la mala gestión de Alfredo Albarracín“, agregó Viñales.

Además de la falta de combustible, señalaron que no tienen el teléfono habilitado y ejercen el oficio en condiciones precarias. “Tenemos las botas destruidas, equipo de incendio remendado por los bomberos. No vamos a poder salir porque no tenemos botas. Nos han cortado el teléfono. Cobramos una cuota socio de 100 pesos por mes y recaudamos por mes entre 4 mil y 5 mil pesos y con eso no podemos mantener un cuartel. Con esa plata todavía estamos pagando las cuotas de las cubiertas del camión. De ahí hay que pagar seguro del camión, teléfono y elementos que se usan dentro del cuartel“, lamentó Viñales.

En 2017 recibieron un subsidio que superó el millón de pesos, dinero que se utilizó para comprar una dotación nueva. Ahora, según explicó el jefe del cuartel, no lo cobrarán.




Comentarios