Una de las calles del barrio La Milka de San Francisco, fue protagonista junto a un camión de basura de la empresa Ashira en la mañana del miércoles, este último  quedó enterrado  en el barro cuando realizaba el recorrido de recolección de residuos.

Desde la empresa, informaron que alrededor de las 9:30 del miércoles, uno de los camiones que realizaba su habitual recorrido, transitaba por calle Madre Marsilla a metros de Pasteur donde se está desarrollando la obra de cloacas.

En el lugar hay tierra movida, quedando el vehículo atascado por dos horas, liberándolo posteriormente sin tener que lamentar lesiones de los coleros y el chofer. El camión no debería haber pasado por esa calle porque está desarrollándose la obra de cloacas, pero la esquina no estaba cortada y señalizada como debería.