Dos hermanos se estaban golpeando. Al llegar la policía, éstos comenzaron a agredir al personal que debió pedir refuerzos.


Personal policial de la Comisaría 6 de Frontera tomó intervención en una gresca familiar que se produjo en una vivienda de calle 58. En el lugar, dos hermanos estaban dirimiendo asuntos familiares a golpes de puño.

Hechos presentes en el domicilio, los uniformados dan la vos de alto para que ambos depongan su actitud. Sin ningún respeto por la autoridad, los hermanos comenzaron a agredir a los dos agentes que Comando Radioeléctrico que intentaban disuadirlos de su accionar.

Finalmente, poniendo paños fríos a la situación que ya se había vuelto muy violenta, el padre de los agresores logra bajarles la excitación, momento que fue aprovechado por los policías para pedir refuerzos. Con la premura del caso, se hicieron presentes en el lugar, uniformados del Destacamento Nº 6 barrio Acapulco, como así también el Jefe de Comando, con personal a cargo.

Pero los hermanos violentos se habían refugiado en su domicilio y desde allí, vociferaban insultos y amenazas al personal policial presente desde el interior de su casa, no volviendo a salir a la vía pública, por lo que personal policial se retira del lugar.




Comentarios